El público disfrutó del primer concierto ofrecido en la Sala Federico Campbell del Cecut

Fotografía: Cortesía.

Redacción/Infobaja

Tijuana.- El primero de cuatro conciertos del ciclo Música de Cámara convocó a una audiencia ávida de música en vivo, cuando la agrupación de cuerdas ANRE se presentó el pasado viernes 16 de julio a en la Sala Federico Campbell del Centro Cultural Tijuana, institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

El concierto Tercera llamada se vio lleno con la ocupación de las 50 butacas destinadas al público, en atención a las medidas sanitarias vigentes, y fue como aseguró el director del ensamble,  Ara Ghukasyan: “un viaje musical desde 300 años hasta hoy”, ya que abarcó piezas musicales de grandes compositores clásicos desde el siglo XVIII y hasta el XX.

Nonna Alakhverdova dijo que este concierto era “una ensalada, porque a veces la gente piensa que la música clásica es demasiado seria. Nosotros tratamos de hacer una mezcla de géneros durante un solo concierto, para que la gente no se aburra ni se ponga demasiado pensativa tratamos de darle un poquito de clásico, contemporáneo tradicional y de diferentes países” aseguró la ejecutante.

Esta fue la primera vez que la familia que conforma al cuarteto ANRE se presentó junta en el Cecut; como inicio presentaron al público “Divertimento, Primer movimiento en RE” de Wolfgang Amadeus Mozart; seguido por el “Primer movimiento del Cuarteto número 4 Opus 18” de Ludwig van Beethoven.

Luego de ofrecer al público el “Cuarteto americano, segundo movimiento, Adagio” de Antonin Dvorák, la maestra Alakhverdova explicó al público: “vamos a presentar también un arreglo muy interesante, de una obra que todos aman pero que en Tijuana por falta de una orquesta tan enorme que requiere no podemos escuchar muy seguido, es El Bolero de Ravel con un arreglo especial para cuarteto”.

La pieza fue muy bien recibida por el público, lo que generó un aplauso amplio y contundente, el ensamble ofreció además, dos obras de compositores armenios, y Oblivion y Libertango de Astor Piazzola, que también recibieron el reconocimiento del público con largas tandas de aplausos.

En entrevista la maestra Alakhverdova quien expresó sentirse armenio-mexicana, luego de vivir más de dos décadas en este país, aclaró que le resultó agradable comprobar que en México también hay un arraigo de la música: “antes de llegar a Baja California estuvimos en Sonora y ahí supimos que habían bandas familiares al principio del siglo XX, era muy común aunque ha sido una tradición que se fue perdiendo,  el que las familias tocaban instrumentos como el violín, el acordeón o la guitarra”.

Desde los 7 y los 10 años sus hijos Erik y Rubén Ghukasyan, quienes tocan el violín y el cello respectivamente, se iniciaron en la música clásica y desde 2012 han tocado en varios festivales como cuarteto de cuerdas.

Para el viernes 23 de julio, el ciclo Música de cámara continuará en la Sala Federico Campbell, en punto de las 18:00 horas, con la presentación del ensamble Ensenada ANTIQVA, bajo la dirección del maestro David Gerardo Varela.