El problema de las adicciones empieza en casa: Coral Mujaes

Por Moisés Márquez /Infobaja

Tijuana.- Desde los 7 años, Coral Mujaes fue una niña problema. Desatendida por sus padres cayó en depresión a su corta edad, por lo que optó por refugiarse en la comida. Más adelante, en su adolescencia se convirtió en adicta al alcohol, a lo que se sumaba una bulimia crónica, vomitando todos los días, hasta que cumplió 24 años.

Ahora a sus 30, luego de muchos años de vivir un infierno, se dedica a dar talleres y conferencias, principalmente a jóvenes. Vino a Tijuana a presentar su primer libro “Yo salí del Abismo”, en el cual plasma a manera de diario lo que sentía y pensaba durante su proceso de recuperación.

En una entrevista para Infobaja durante una visita a Tijuana dice que  su misión es despertar a las personas a su espiritualidad y a una manera diferente de vivir.  

_¿Cómo empieza la historia de Coral Mujaes?

 -Tuve una infancia súper difícil. Empecé a hacerme adicta a muchas cosas desde muy chica, tenía muchos huecos emocionales y mis necesidades no fueron cubiertas, entonces las empecé a cubrir con cosas, como comida, conforme iba creciendo fueron otras cosas, me agarré de la comida y del alcohol, a los 17 años, y ahí empezó todo.

 

_¿Cómo fue la atapa de bulimia, no intentaba atender el problema?

-Por 13 años padecí bulimia crónica. En ese momento yo estaba muy involucrada en mis problemas, estaba metida en un hoyo. No veía ni escuchaba. Estaba concentrada en mis respuestas instantáneas. Tenía un problema y me sentía mal y por ello me refugiaba en en el alcohol, tenía un problema y pun comida, y al mismo tiempo empecé a tener una obsesión corporal por lo que mi respuesta a esa obsesión fue provocarme el vómito, me daba unos atracones, lo sufrí por muchos años, entonces mi respuesta, mi solución a la adicción a la comida fue la bulimia.

 

_¿La familia en una situación como esa qué papel juega?

-Cuando vas creciendo los papás tienen que encargarse de que tus necesidades se cubran, con amor, con buena autoestima y yo no tuve eso. Mi papá  era alcohólico desde que yo tenía 3 años, se divorció de mi mamá y jamás se volvió a acercar, lo vi poco. Mi mamá se volvió a casar y se fueron de viaje, pero a mí me pareció un viaje de toda mi infancia, prácticamente estuve sola, yo tuve que ser mi propia mamá y mi propio papá, entonces mi manera intuitiva de cubrir mis necesidades fue tomar lo primero que tenía a la mano y era azúcar, dulces, y empecé a hacerme adicta a los carbohidratos, porque era lo único que me hacía sentir bien y relajada.

 

¿Y como le afectó en su vida normal, en la escuela, los amigos…?

No ponía atención, fue la típica niña problema, cuando la alimentación de un niño es azúcar, tu capacidad de concentración es nula y la memoria es nula, el azúcar altera la mente, entonces yo no podía poner atención, no aprendía nada. Siempre estaba en problemas, siempre estaba en la dirección, no aprendía nada nunca, y a los 7 años entré en depresión.

 

_¿En qué momento empieza a sentir una necesidad de un cambio, que es lo que lo detonó?

-Toqué un fondo espantoso a los 24 años cuando vivía en España, fue la cúspide de mis enfermedades, tomaba de lunes a lunes y vomitaba a diario… si hubiera seguido así me muero. Esa fue la primera vez que me derroté y acepté que tenía un problema y me abrí a buscar ayuda.

 

_¿Pero hubo alguien que le presionaba, que le ayudaba?

-Mis papás obviamente estaban preocupados por la manera en que tomaba y estaban preocupados por mi vida en general, pero no hacía caso, y yo los culpaba a ellos de todos mis males. Estuve muchos años enfocada en culparlos, entonces no permitía que me ayudaran en lo absoluto.

 

_¿Entonces tomó la decisión sola?

-Por supuesto, fue un momento en el que dije; ya no soy una niña, soy un adulto, me rindo, me derroto, padre ayúdame… En ese momento fui a que me leyeran las cartas, yo no creía en nada de eso, pero necesitaba un poco de dirección. Me leyeron las cartas y esa persona me escuchó y me dijo te recomiendo dos libros; Mujeres que corren con Lobos y la Medicina del Alma… y como todo cuando el alumno está listo el maestro aparece, y mi primer maestro aparece en forma de libro, el libro la Medicina del Alma. Yo era una persona que jamás había leído, y este libro me lo eché en una noche. Y entonces fue la primera vez que tuve la capacidad de dejar el alcohol y empezar a cambiar mi perspectiva. Ese libro despertó la parte espiritual en mí, y me regresó la esperanza. He tenido muchos maestros y he tenido mucha ayuda, pero he sido mucho autodidacta.

 

_¿Cuánto tiempo lleva en ese proceso de recuperación?

Pues desde los 24 años, ahora tengo 30. Han sido casi siete años muy turbulentos, no ha sido fácil. Me he tenido que enfrentar a mis monstros, antes los tenía abajo, no los quería ver, el alcohol, la comida, y cuando entras en recuperación es dejar de empujar para abajo y te tienes que enfrentar todos los días a tu dolor y ver cara a cara esos monstros. En esos 7 años ha habido recaídas que me han estado pule y pule.

 

¿Y ahora cuál es el plan, el proyecto que trae Coral?

Ahora soy coach, doy terapias uno a uno, doy talleres y conferencias motivacionales, pero mi misión es más profunda que eso, no me quiero encerrar solo en adicciones, mi misión es despertar a las personas a su espiritualidad y a una manera diferente de vivir. 

_¿Es creyente Coral, eso ha sido importante?

-100%, por supuesto, creo que gran parte de mi adicción era esa desconexión espiritual que yo tenía… Lo primero de mi recuperación que me hizo levantarme fue la semilla espiritual que sembró ese libro en mi… Yo buscaba en todos los lugares incorrectos, a través de la comida, el alcohol, y obviamente nunca te llenas.

 

_¿Qué le recomienda a los Padres de familia que tengan hijos con ese tipo de problemas?

-Número uno, que paren y se observen ellos primero… antes de decir mi hijo tiene un problema y lo llevo para que me lo arreglen, lo primero es que los padres tengan conciencia y observen cuál ha sido su rol para que su hijo esté mal… no es culpar a los papás de todo, pero sí son contribuyentes, entonces deben revisar eso y que lo trabajen y que busquen ayuda ellos también para poder ayudar a sus hijos.

 

¿Y al joven, al adolescente, que le recomendaría?

-Número uno que acepten que tiene el problema, que se observen y una vez que lo hayan aceptado buscar ayuda, hay muchas herramientas, puede ser un libro, o un terapeuta.

 

_¿A qué cree que se deba el aumento de los problemas con los hijos o entre parejas en los últimos años?

-Es una situación muy triste. Todo empieza en un ser humano desde que estamos en el vientre de la mamá. Si la mamá está embarazada y está pasando por estrés, preocupándose por el trabajo, por lo que le hace o no el marido, entonces ya desde ahí empezamos a programarnos, los niños absorben todo. Es triste que solo te den tres meses para estar con tu bebé cuando nace, la prioridad de una mujer ahorita ya no es ser mamá, sino ser profesionista, y cómo el rol femenino se ha perdido, la energía femenina es nutrir, la energía masculina es dinámica, es apoyar y proveer, pero la femenina es nutrir y sostener un espacio, y nos hemos olvidado de eso. Estamos en el intelecto 100% y nos hemos olvidado del corazón y de la esencia… antes el rol de la mujer era sostener un hogar y del hombre era salir a cazar, eso tiene una razón de ser, los niños necesitan un hogar, una mamá presente, nadie puede educar a tus hijos por ti, aunque los tengas en la mejor escuela… por eso tanto problema y adicciones. La guerra no es contra las drogas, contra el alcohol, un joven bien educado en su casa aunque le pongas las drogas en frente no las va a tomar, no las necesita…

Datos

Nombre: Coral Mujaes

Edad: 30 años: 

Originaria: Distrito Federal

Estudios: Licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana.

Libro: “Yo Salí del abismo”, editorial Aguilar.

Maestros espirituales de Coral: Doreen Virtue, Denise Linn,  Louis Hay,  entre otros.

Página de Internet: www.coralmujaes.com

(Entrevista publicada en la edición impresa de Infobaja del 26 de febrero de 2015)