El parque de la amistad

Por Juan José Alonso Llera

 “El hombre es un ser complejo: hace florecer el desierto y morir los lagos”

Por más de 20 años mi hija Brenda ha dado clases de fusión de baile profesional y fitness en el Parque de la Amistad. Hace unos días me platicó que, llegando una mañana como cualquier otra, vio el agua del lago color cobrizo con muchos patos afectados en su plumaje en las orillas y respirando un mal ambiente.

Este hecho despertó la alarma de las autoridades del SIMPATT (Sistema Municipal de Parques Temáticos de Tijuana), lo que llevó a cerrar inmediatamente el parque unas semanas, afectando sensiblemente la vida de las colonias cercanas de Otay,  que lo usan regularmente para hacer ejercicio y convivir con la naturaleza, todo esto para proteger la salud de los ciudadanos, investigar que sucedió y reparar el daño lo antes posible. La gran preocupación era que el lago artificial con el que cuenta el parque se encontraba en alto grado de contaminación.

Una vez reabiertas las instalaciones, pareciera que no pasó nada y la vida sigue, pero la realidad es que algunas empresas recicladoras las cuales manejan residuos peligrosos, tiraron desechos al drenaje contaminando el lago. Después de una investigación seria realizada por InfoBaja, encontramos a por lo menos dos de las empresas contaminadoras: BIOR Regeneradora de Baja California SA de CV, cuyo accionista principal es el hijo del exgobernador Ernesto Ruffo y Baja Waste Water que ha sido clausurada varias veces por la Profepa, por incumplir con la condicionante que les permitía abrir su almacén para disponer de residuos peligrosos con empresas autorizadas.

Estas dos son las principales empresas responsables de la contaminación del parque. Es una incongruencia total y un delito medioambiental, que las compañías que contratas para mejorar el medio ambiente, delincan con esto, es de risa loca ver los servicios de BIOR: “Somos una Empresa de servicios y recicladora de residuos de manejo especial tales como aceites comestibles y aguas grasas con la finalidad de hacer Bio combustibles. Estamos situados y constituidos legalmente en las principales ciudades de Baja California”.

Te cobran y tiran los desechos al drenaje. Según La CESPT el castigo sólo será una multa de aproximadamente 150 mil pesos en total para ambas empresas y después de esto seguirán como si nada, esta limosna ni siquiera cubre las pérdidas de haber cerrado el parque.

Nos urge una Fiscalía del Medio Ambiente para meter a estos delincuentes a la cárcel y acabar con este tipo de delitos que hoy se protegen con una multa o con una mordida. Para aclarar, se consideran delitos ambientales federales, entre otros: realizar actividades con materiales o residuos peligrosos que dañen la salud pública, la flora y fauna silvestre, los recursos naturales o los ecosistemas. Descargar contaminantes a la atmósfera o medio ambiente, que ocasionen daños a los recursos naturales. ¿Así o más claro?

Este delito está tipificado como: contaminación por descargar, depositar o infiltrar residuos sólidos, líquidos o industriales de manejo especial (en cualquier lugar) Articulo, f. III. La pena por comisión simple: 2 a 6 años de prisión y 1,000 a 5,000 días multa, pena máxima de 3 a 9 años de prisión y 1,500 a 7,500 días multa. Queridos ciudadanos de Tijuana y del mundo, evidenciemos a estos delincuentes que se están acabando con el mundo, no dejemos que sigan destruyendo la naturaleza y que paguen por sus delitos.