El paro: Falta de transparencia, no de dinero

Por Gustavo Fernández De León.

«Invertir en conocimientos produce siempre los mejores intereses»

Benjamin Franklin

Ser docente debería ser en México una de las profesiones con más preparación, mejor pagadas y más respetadas, ya que nuestro rezago económico y social sólo se resuelve con mejor educación.

 

Aunque usted no lo crea, México es el primer lugar en el gasto público total en educación como porcentaje del gasto público total (más del 20%) a nivel internacional según el estudio Panorama de la educación 2013 de la OCDE. Hemos mantenido este liderazgo en los tres estudios que se han realizado (1995, 2005 y 2010). En contraste, hemos permanecido en los últimos lugares en desempeño educativo según este mismo estudio.

Si más del 90% del presupuesto de educación en Baja California es destinado a salarios docentes ¿por qué no alcanza para cubrir los compromisos económicos del magisterio?

Desde la semana pasada el líder sindical de la Sección 2 del SNTE anunció una serie de paros escalonados de profesores, para terminar en un paro total de clases en nivel básico como medida de presión para que sean cubiertos todos los adeudos del Estado con los trabajadores de la educación.

La nula respuesta del Gobierno ha generado gran incertidumbre no sólo en los docentes sino en toda la sociedad, particularmente entre los padres de familia y alumnos.

No hay dinero que alcance. Según el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial de INEGI 2013, en Baja California existen más de 7000 plazas de docentes sin identificar claramente, o sea que son aviadores como se les conoce tradicionalmente.

Según la respuesta escueta del Sistema Educativo, son sólo 46 plazas las que habría que aclarar. Sin embargo, se rumora dentro del Sistema Educativo y durante años ha sido un secreto a voces, que más de 800 trabajadores son “del Partido” y que han ingresado al Sistema Educativo sin el perfil adecuado tanto en labores docentes como administrativas para pago de favores de los funcionarios y gozando de prestaciones mayores a los que tienen años de trabajo y  experiencia.

Si existiera un padrón transparente de los más de 40 mil trabajadores del Sistema Educativo en donde pudiéramos conocer el perfil, experiencia, sueldo y puesto (s) de trabajo en datos abiertos, muchas de las dudas y de los problemas económicos se resolverían.

Esta es una buena oportunidad para el SNTE para que además de exigir el pago de los adeudos económicos dé el primer paso para que junto con el Sistema Educativo se empiece una nueva etapa de transparencia acorde a la nueva cultura de rendición de cuentas.

Externo mi respeto por la dignidad de los docentes que con más de 30 años de carrera no han podido jubilarse por falta de recursos, pero los docentes que sí han recibido su sueldo contante y sonante deberían estar en sus aulas atendiendo con calidad la educación de sus alumnos.

Mientras no exista transparencia en la secretaría más costosa, obesa y obsoleta, del Gobierno del Estado, no habrá dinero que alcance para cubrir los pasivos laborales.

 

Maestro por el Tecnológico de Monterrey

Presidente de Coparmex Tijuana

gustavofernandezdeleon@hotmail.com