El origen del Latte Art

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

Para los que amamos tomar café y lo bebemos constantemente, comenzamos a disfrutar hace varios años de las creativos dibujos que los baristas realizaban en la espuma de nuestras tazas. De hecho, la creatividad ha sido tal que Japón es un semillero de campeones baristas que se caracterizan por hacer figuras volumétricas con la espuma.  En 2013, pandas, perritos, gatitos, elefantes y una gran cantidad de animales tomaban forma hacia arriba a base de la espuma.

Al ser Japón un apasionado de perfeccionar la técnica, es común encontrar los personajes de animé más populares en esta bebida que disfrutan en promedio de 11 tazas de café por semana. Cabe mencionar que los japoneses difícilmente sueltan los títulos de los campeonatos debido a que son persistentes, apasionados y perfeccionistas.

Pero se dice que este arte de dibujar figuras en la espuma de una taza de café latte se le atribuye a Luigi Lupi hace ya casi 40 años, cuando al aprender a preparar los capuchinos fue motivado por su maestro barista en Verona, Piero Merlo, que le ayudó a perfeccionar su técnica en arte latte.

Sin embargo hay versiones que dicen que fue David Schomer en Seattle en la década de los 80s quien la creó. Otras versiones más no le ponen un creador, sino que dicen que nació de forma simultánea en diferentes lugares, después de la introducción del expresso y el aterciopelado micro espuma.

Pero sin duda a pesar de las versiones, la mayoría coincide que el título de nacimiento es italiano.

El método consiste en verter la espuma en una emulsión de café expresso y al hacerlo darle forma a la figura y estilizándolo con el lápiz de barista. El barista a base de mucha práctica logra dominar la consistencia de la porción de expresso, la calidad de la leche y combinando la calibración de la máquina que dependiendo del tipo y la finura de la misma; pueden no sólo lograr una preparación exquisita sino una espuma adecuada.

Todos podemos recordar perfectamente las figuras populares encontradas en nuestras tazas de café con leche: El corazón, el helecho, la rosa y el tulipán, éste último que Lupi creó en el stand de la marca de café Musetti en una exposición de café.

Lo que es innegable es que por más simple que sea la figura que el barista dibuje en la espuma, los preparadores de cada taza disfrutan cuando ven que a muchos clientes les entusiasma descubrir qué figura le tocó. Y siempre alegra el día un corazón y una carita feliz.

La emoción por las figuras se puede ver gracias a las redes sociales donde hay un catálogo gigante de imágenes de los clientes compartiendo la figura de su café latte. Solo en Instagram se identifican casi 3 millones de publicaciones con el hashtag “latteart”

Yo misma escribí hoy este texto porque fui por un café el sábado y acostumbrada al popular helecho, me sorprendí al encontrar un oso en mi taza, que realmente me confortó. Así que lo primero que hice fue fotografiarlo y subir la imagen a mi red como los millones de personas en todo el mundo que disfrutan de compartir un placer efímero, como la figura en la espuma de un café con leche.