El Nuevo Mundo

Por Juan José Alonso Llera

No se asusten, no hablaré ni de Cristóbal Colón ni de Hernán Cortés (Monroy Pizarro Altamirano ¿Qué tal?), simple y sencillamente hay días en los que amanezco y digo como el Buki: ¿A dónde vamos a parar?, pero también agradezco estar viviendo en una era de detonaciones, es decir hay empresas y organizaciones que explotan (desaparecen) y hay otras que detonan todo el potencial que no se imaginan que tendrían. La explicación es muy sencilla, estamos en la época más disruptiva de toda la historia de la humanidad. Y toda mi generación (moderna, pero no les diré mi edad, jajá) estamos siendo la bisagra de este cambio brutal, que es ahí precisamente a donde quiero llegar.

En este gatopardismo que para unos plantea un enorme reto de todo lo que está por venir, como una locomotora a gran velocidad a la que tenemos que subirnos en marcha, y para otros que han decidido tirar la toalla, conformarse o quedarse en su zona de confort, les representa un problemón en la supervivencia. Haciendo un poco de historia, yo aprendí y recolecté gran parte de las armas básicas en mi niñez y juventud, corrí por las calles, tomaba Jumex (con plomo), tenia un yoyo, después una calculadora, comí dulces con azúcar y conocí Disney bastante tarde, también sobreviví a los estúpidos alcances de Jacobo Zabludovski y el Chapulín Colorado.

Pero eso ya pasó, hoy tengo que ser inteligente tecnológicamente hablando, inclusivo en la diversidad de géneros, razas, preferencias, religiones, capacidades y nacionalidades, acepto que la televisión está a punto de morir (por lo menos como la conocemos hasta ahora), asumo que hay que vivir con el PRI de antes y con lo que queda del PAN, me gustaría vivir sin MORENA, pero que le vamos a hacer, en fin mi generación está atrapada en el maravilloso pasado que se movía lentamente y el futuro inmediato que transita a mucha velocidad.

He decidido y te invito a que tú también lo hagas querido lector, subirme a este tren bala, que va en marcha y que inclusive me puede atropellar, pero jamás me quedaría en la estación viéndolo pasar. Ahí les van algunas locuras que pueden funcionar para no quedarnos atrás:

– Aprende a usar todos los nuevos medios de comunicación, incluyendo el lenguaje

– Que no te asuste la música de esta época, la armonía de hoy siempre le teme a la que vendrá

– Lee mucho, mucho, mucho, mucho

– Sigue formándote y capacitándote todos los días

– Toma una copa de vino mexicano (este fue comercial)

– Preocúpate por la gente, el ambiente y menos por el dinero (pero a este no lo olvides nunca)

– No tengas miedo, sal de tu zona de confort

– Toma muy en serio a los jóvenes, hoy el trabajo ha cambiado, pudieras estar tratando con el siguiente Elon Musk

– Pon la ética por encima de la ley, al igual que la justicia

– Ten bastantes amigos de verdad, aunque sean imaginarios, pero escúchalos

– Haz ejercicio, come frutas y verduras, saca a las vacas de tu dieta, la carne es el alimento más costoso e ineficiente

Pudiera seguir generando ideas pero se me acaba el espacio, pero lo más importante es: Divierte, disfruta y aprovecha este parteaguas generacional en el que nos tocó vivir.