El Libro de tu Historia

Por Maru Lozano Carbonell

En esta ocasión, cedo el espacio a Daniela D. de diez años quien escribe esta gran lección de vida a propósito del día del niño:

Había una vez una niña llamada Daniela, soñaba con ser unicornio-sirena color de rosa. A ella le encantaba leer libros de fantasía. Todos los lunes iba a la biblioteca por un libro y también a devolver porque tardaba una semana en leer uno. Un día que quiso leer otro tipo de libro, fue a la sección de historia y encontró un libro extraño porque estaba en un lugar como para que nadie lo encontrara, además ¡demasiado sucio! Le dio mucha intriga y lo llevó.

Daniela llegó a su casa, se sentó en su escritorio y abrió el libro. ¡Decía exactamente la vida que ella quería! De pronto, Daniela tenía un cuerpo de sirena, color de rosa. La niña estaba feliz y asombrada a la vez. Cuando cerró el libro, dejó de ser una sirena con unicornio.

Fue rápido a la biblioteca y le preguntó al bibliotecario cómo le pasó eso. Él buscó mucho hasta que encontró el documento de ese libro. Daniela preguntó: “Entonces, ¿qué encontraste?”. Le contestó que hay una leyenda que decía de una niña que deseaba vivir en un mundo demasiado distinto a este. Escribió exactamente cómo quería su vida en un libro. Un día fue con su familia de vacaciones a un lago que decían que era mágico y el libro cayó en ese lago. La niña lo agarró rápido, lo abrió para ver si no le había pasado nada, pero al hacerlo, era exactamente como ella escribía su deseada vida. Lo escondió en la biblioteca.

El bibliotecario le dijo a Daniela: “Como sabes, son leyendas y a ti se te hizo realidad”. Agradeció al bibliotecario y regresó a su casa feliz, leyendo y admirando en el espejo su unicornio… Quién diría que un libro todo sucio termina haciendo tu sueño realidad.

Un día después, Daniela quiso acabar de leer el libro y decía: “Si no te separas de tu familia y amigos, no podrás tener cola de sirena con unicornio, color de rosa.  En menos de una semana tendrás que escribir tu decisión; si no lo haces, tampoco tendrás familia ni amigos”. Daniela estaba espantada con lo que leyó y confundida, fue a platicarle a su mamá.

No podía perder nada valioso, esa semana no podía concentrarse en la escuela, no quería dulces ni comer un trozo de pizza, mucho menos leer.

¡Claro! Decidió quedarse con las personas que más ama en este mundo. Yo hubiera tomado la misma decisión porque la cola de sirena y unicornio de color rosa son materiales y no pueden darte consejos ni apoyarte en las buenas ni en las malas. Tus papás se sentirían muy mal si no estás con ellos, te quieren, aunque no lo demuestren.

Daniela siguió con su vida cotidiana ya sin cola de sirena, ni unicornio. Poco a poco pudo superarlo y, si se preguntan por qué la niña de la leyenda escondió el libro, fue porque tenía que tomar la misma decisión que Daniela y no quería que nadie sufriera por eso. Daniela lo quemó para asegurarse que ningún otro niño viera esto ni tuviera que tomar tal decisión.

Cuento, enseñanza… ¡Feliz día niños!