El Legado de Ken Robinson

Por Juan José Alonso LLera

 

En esta época decembrina, todos hacemos balances y promesas de vida, en este proceso yo agrego los agradecimientos, para mi 2014 ha sido un año de contrastes: Muchos logros, triunfos, algunos fracasos, pérdida de seres muy cercanos y queridos, en fin un crisol de cosas, emociones y afectos, que inclinan la balanza a un rotundo gracias (a Dios, a la vida, a mis amigos y a un largo etcétera).

La vida me ha permitido gozar de mis grandes pasiones y locuras, encabezadas por mis seres queridos, la comida, el vino, las corbatas y la oportunidad de formar y formarme, educar y educarme, este punto lo simplifico en: Detectar los talentos y potenciarlos, esto hace que las estupideces (muchas) se resuelvan casi solas (excepto las de la clase política).

Motivo por el cual les quiero compartir la línea educativa que sigo y trato de que sea un ejemplo que deje huella siempre.

Pero, ¿Quién es Ken Robinson? Es sin duda el mejor educador del mundo, cuando Ken habla no enseña, inspira.

A Sir Ken Robinson le llevo siguiendo la pista desde hace mucho tiempo, así que pretendo en estas líneas darte a conocer algunas de las principales reflexiones que  pueden cambiar tu percepción de la educación actual y si me apuras un poco, tu vida.

 

·        La imaginación es la fuente de todo logro humano.

 

No se concibe una educación que no se base en potenciar la inteligencia, esta será la que nos distinguirá y la que enriquecerá la sociedad.

 

·        Si no estás preparado para equivocarte, nunca llegarás a nada original.

 

La educación actual en México penaliza el error y la equivocación, el error debe verse como un proceso positivo dentro del propio aprendizaje del alumno.

 

·        Las escuelas se parecen a las fábricas.

 

En el siglo XXI aún mantenemos una estructura educativa industrial,

en muchas escuelas los alumnos se parecen más a obreros que a estudiantes, igual que los profesores. Cuestiona la rigidez de los horarios, la separación de los alumnos por edades, y el hecho de priorizar el producto manufacturado al talento y a la creatividad, solo cuenta el numerito final.

 

·        La creatividad se aprende igual que se aprende a leer.

 

El papel del docente resulta determinante para que el alumno fomente dicha creatividad en su escuela. Desgraciadamente, importa mas que saques 10 a que aprendas.

 

·        Es necesario potenciar la diversidad.

 

Hay que superar el modelo industrial basado en la homogeneización del producto. Las fábricas producen. ¿Es eso lo que queremos de nuestros alumnos? ¿Es este nuestro ideal de enseñanza? Mediante la creatividad y el talento hacemos posible la diversidad. Para Robinson cuanto más creativos sean los niños, más posibilidades tendrán de autorrealizarse, la única forma de detectar talentos es hacer pensar a los estudiantes.

 

·         La educación del talento no es lineal.

 

Otro de los grandes errores del sistema educativo actual es pensar que el conocimiento es lineal, el aprendizaje no es lineal, sino orgánico,(en hipertexto) porque el mundo actual ha dejado de tener una concepción lineal para pasar a tener una visión global. De hecho, explica Ken que en una guardería leyó un lema que decía: la universidad empieza en la guardería. Para el, esta cita es errónea. La guardería empieza y acaba en la guardería.

 

·         Los niños de ahora harán trabajos que aún no están inventados.