El juego de las estrategias

Por Óscar Díaz

Han empezado las campañas electorales para munícipes y diputados locales en nuestra entidad, desde el pasado 12 de abril y durante 49 días más mucho de lo que se perciba y se comente públicamente en nuestro Estado tendrá que ver con las elecciones.

Están en acción varios partidos políticos y candidatos abanderados, así como también varios contendientes independientes para diputaciones locales y alcaldías, en Tijuana destaca en ese rubro la figura de Gastón Luken en búsqueda de la presidencia municipal, quien sin duda cuenta al menos con un escenario inmejorable para lograr su cometido, el timing de su aventura política y el haber terminado siendo el único independiente contendiendo para el cargo lo convierte automáticamente en un candidato muy fuerte, si no es ahora, no será nunca para él.

Cada uno de los candidatos tiene una estrategia personal, cada uno cuenta con un diferente perfil, con diferentes atributos y también con diferentes negativos, pero todos ellos comparten algo en común, todos buscan el mismo objetivo: ganar, ¡qué más!

Ya después de la elección los ganadores se concentraran en una estrategia para gobernar o legislar y los perdedores se refugiaran para lamerse las heridas pero hoy todo se resume a la meta más próxima, el domingo cinco de junio, día de las votaciones.

Será interesante ver el juego de las estrategias, cómo se desarrolla cada campaña, tanto a la ofensiva como a la defensiva, como se maneja su coordinación y el control de daños cuando sea necesario, estamos por ver una guerra de marketing político de buen nivel, no olvidemos que esto se trata de conquistar el gusto de los votantes y convencerlos, definiendo en el camino una identidad.

En el contexto de hartazgo social que estamos viviendo en todo México, donde además gobernar siempre tiene un desgaste yo me pregunto: ¿Mendivil se contrastará con Astiazarán u ofrecerá continuidad? ¿Gastón tendrá propuestas más allá del discurso anti partidista? ¿Gastelum asumirá un discurso tipo independiente? ¿Leyzaola tendrá méritos más allá de su experiencia en la seguridad pública? Lo dicho, será interesante ver sus estrategias en acción.

Sin duda será una contienda muy competida y eso beneficia a la sociedad porque se aplica en automático la ley de la oferta y la demanda, cuando hay una verdadera competencia los ofertantes tiene que mejorar su producto o servicio para competir con sus iguales y esto termina beneficiando a los compradores, en este caso a los votantes, debido a que pueden escoger entre mejores opciones. Aquí los consumidores no podremos comprar a un mejor precio, pero al menos bajo la exigencia de las campañas podremos ver quién es quién y tratar de comprar al mejor candidato.

Los contendientes ya tienen sus rivales y lucharán contra ellos durante cincuenta días de campaña, para ellos está claro que no importaría ganar por la mínima diferencia, sin embargo para nosotros los ciudadanos el gran enemigo a vencer en esta ocasión es el abstencionismo, sobre todo tomando en cuenta que se trata de unas elecciones intermedias que normalmente son menos votadas. Es importante participar y acrecentar nuestro porcentaje de votación estatal, vote usted por quien quiera, pero vote, analice a los contrincantes, vea qué le gusta de cada uno y qué no, vea quién tiene mejor y más experiencia, observe y analice sus propuestas –si las tienen-, desarrolle su propia estrategia para determinar cuál es el tipo de administración que quiere usted ver los próximos tres años en su ciudad, diviértase jugando este juego de estrategias, involúcrese, y al final qué más da, ¡vote!