El IVA y los candidatos

Por Carlos Murguía Mejía

Una de las definiciones de este impuesto es: “el IVA es un impuesto indirecto; se llama así porque a diferencia de los impuestos directos, no repercute directamente sobre los ingresos, por el contrario, recae sobre los costos de producción y venta de las empresas y se devenga de los precios que los consumidores pagan por dichos productos”. También se le conoce como un impuesto al valor añadido y etc. Todos los que adquieren algún producto pagan el IVA; es decir, cuando dicen que un asalariado por no ser empresario no paga impuestos; se equivocan, ya que este impuesto en más de una vez repercute en los bolsillos del ciudadano. Pues bien, este impuesto al valor añadido oscila desde un 3% hasta un 25% dependiendo del país, de la zona y del producto.

En el caso que en Baja California, tributaban con un porcentaje menor al resto de la República Mexicana; empero, a fin de igualarlo con el resto del País se incrementó de un 11% a un 16% y la exposición de motivos para ello fueron infinitas. Las explicaciones no detuvieron la inflación de muchos productos y menos la fuga de consumidores a los Estados Unidos de Norteamérica; de nada valieron protestas, reclamos fundados, argumentaciones fiscales, hacendarias, políticas, etc. Nada dio resultado y dicho impuesto se aplica y persiste. Recuerdo un diputado defensor del IVA que se atrevió a decir que los que no entendían el incremento a este impuesto eran mediocres. Lo cierto, es que mediocre él, que no supo lo que votó; mediocre él, que no se opuso ni defendió a la Baja California; y mediocre él, por no argumentar con conocimiento de causa. Y así se multiplicaban las voces recriminando el porcentaje elevado.

Los candidatos presidenciales, Meade, AMLO y Anaya, dicen que ellos sí van a reducir el IVA, y que van a instrumentar acciones económicas tendientes a un régimen fiscal bondadoso para Baja California. No sé cómo le van a hacer y menos si lo vayan a cumplir, pero en lo particular esa promesa deberá concretarse en los hechos y al ex diputado que le dijo mediocres a todos los que no entendían este impuesto, pues que se lo diga públicamente a los candidatos a la Presidencia de la República y defienda su postura legislativa; quiero verlo. Lo que se le hizo a Baja California con el incremento del IVA, fue una infamia y alta traición; y no, no le endilguen la responsabilidad a Peña Nieto, él no es ni fue el responsable, sino el Congreso que aprobó en su momento una Ley de Ingresos. El Federalismo deberá fortalecerse como una constante y no como excepción.