El Internet de las Cosas y su impacto en Recursos Humanos

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

No hace mucho tiempo la firma mundialmente conocida Deloitte hacía una analogía entre atletas de alto rendimiento y los ejecutivos de hoy en día. Así como los atletas de clase mundial llevan un registro detallado de las calorías que ingieren, el tiempo que duermen, rutina de ejercicio, entre otros factores, con el objetivo de cada vez lograr un mejor rendimiento y aprovechamiento de sus energías; así también los profesionistas que colaboran en empresas multinacionales tienen que atender múltiples asuntos y tomar una serie de decisiones a lo largo de un día que pareciera no tener las horas suficientes, por lo que el profesionista de hoy en día debe de igual manera llevar un seguimiento muy cercano a su productividad, tan cercano como lo haría un atleta de elite.

Un fenómeno que definitivamente está impactando esta dinámica y necesidad de los colaboradores en las empresas de llevar una seguimiento casi inmediato de sus actividades es el Internet de las Cosas, o también conocido como el IOT por sus siglas en inglés, Internet of the Things.

El Internet de la Cosas es un concepto que propuso Kevin Ashton en 1999 y es prácticamente la interconexión digital de aparatos cotidianos por medio de internet, lo cual hoy en día es cada vez más frecuente, sobre todo en el ámbito empresarial que se está viendo enfrentado al reto de evaluar su políticas de control de información.

Hoy en día casi cualquier empleado de las empresas multinacionales tiene acceso a algún tipo de teléfono inteligente, ya sea que éste haya sido asignado por la compañía o que lo haya adquirido de manera personal.  La misma accesibilidad que cada vez más empleados tienen por medio de sus aparatos personales ha generado que en términos prácticos el intercambio de información, que muchas veces es de carácter confidencial, se ha vuelto algo cotidiano pero no necesariamente lo conveniente para la empresa. Pero esto es solo una porción del impacto.

Los departamentos de Recursos Humanos también ya se están viendo impactados en sus prácticas y maneras de llevar a cabo ciertas actividades como la de contratar personal. Actualmente existen sistemas que automáticamente evalúan las competencias que un candidato enlista en su currículo y define si es una opción que deba ser transferido a la siguiente etapa del proceso de selección, ahorrando así un tiempo valioso. Eventualmente se implementarán mecanismos que permitan de manera automática detectar cuando el empleado ha llegado a su lugar de trabajo o cuando se ha retirado, sin necesidad que este deba acudir a algún centro de registro de entradas y salidas.

Situaciones como esta última están ya generando algunas preocupaciones en el sentido del respeto a la privacidad del colaborador, ya que como sucede hoy en día a través de un teléfono inteligente, es posible saber el trayecto diario de una persona y los lugares en donde ha estado.

Definitivamente entre más común sea el uso del Internet de las Cosas, la forma de operar de las empresas irá cambiando y los departamentos de Recursos Humanos como socios estratégicos de la operación de una organización, serán sin duda alguna pieza clave en este proceso.