El Infierno de Dante: 25 años de la OEFA

Una tarde de la primavera de 1990 viendo el noticiario del canal 12 de Tijuana, me tocó ver que en la sección deportiva informaban que de categoría Juvenil los Panteras del Cobach La Mesa estaban con marca 2-0.

Como parte de aquella comunidad escolar, confieso que me generó un sentimiento de orgullo saber que la preparatoria en la que estudiaba llevaba un buen paso; no me pregunten cómo terminó aquel equipo, lo importante era que en la televisión tomaban en cuenta  nuestro paso.

Un año después me preparaba para calzarme casco y hombreras con los mismos Panteras, el juego era contra los Águilas Marinas de Ensenada, partido que por cierto perdimos, pero ese sábado en el periódico leíamos que René Sánchez Delfín listó a todos los integrantes de esos Panteras.

El sábado pasado la Organización Estudiantil de Futbol Americano (OEFA), se vistió de manteles largos y festejó 25 años de operación, festejo en el que tuve el honor de recibir un reconocimiento el cual agradezco que me tomaran en cuenta tanto Alfredo Escobedo como Argenis García, presidente y secretario respectivamente, del organismo.

Ya sé que este espacio siempre lo he dedicado al futbol americano profesional, pero considero que un cuarto de siglo no debe quedarse sólo en el festejo, hay que felicitar a los directivos, entrenadores, jugadores y padres de familia pues son quienes al final se han encargado de tener a esta liga como una de las mejores en México.

Para 1993 el entonces presidente, Víctor Duarte, que además fue el primero, me dio la confianza de asignarme la tarea de la difusión de la liga, distribuir el boletín de prensa o comunicado por lo menos dos veces o hasta tres a la semana, repartir fotos dejándolas en los periódicos de la localidad porque para ese tiempo el internet ni lo imaginábamos.

Resultado de aquella labor de promoción fue que la final, que jugaron los Águilas del Instituto México ante los Monaguillos del Instituto Salvatierra de Mexicali, el estadio del Crea se llenó hasta la azotea.

Para efectos prácticos es ahí donde inicié esta aventura en los medios de comunicación y en todas partes en las que he estado, Esto de las Californias, Frontera, Radio Zeta 13, Infobaja, Uniradio, siempre el objetivo ha sido procurar difundir la información en la que los muchachos tengan aquel sentimiento de orgullo e identidad como el que tuve en la primavera de 1990.

Dicen que  renovarse o morir y eso es justo lo que la OEFA ha hecho pues fieles a los tiempos que se viven cuentan con un portal y con herramientas cibernéticas para difundir su actividad, eso sin mencionar que además que anualmente una gran cantidad de talento es reclutada para jugar en programas de universidades de Monterrey, Puebla o Distrito Federal, lo que habla que el trabajo de entrenadores desarrollando talento es altamente valorado.

Además de felicitar a todos aquellos que integran el organismo, tengo que agradecer por todo lo que la liga en su momento me dio, al grado de dedicarme al periodismo deportivo.

Gracias.