El hubiera no existe

Por Dante Lazcano

Quizá usted amigo no recuerda una declaración, que a mí me sigue pareciendo irresponsable a casi 30 años de distancia, cuando el odontólogo Miguel Mejía Barón dijo, tras la eliminación de la Selección Mexicana del Mundial USA 94, que “el hubiera no existe”.

Y es que en ese juego, quizá con la que considero que fue el mejor equipo que hubiera llegado a un mundial, se tuvo la verdadera oportunidad de haber calificado a ese soñado y ahora casi imposible quinto partido, ya que al final los verdes fueron eliminados por la vía de los penaltis tras haber empatado en el tiempo regular a un gol.

La declaración con la que abrió la conferencia de prensa se debió a que el doctor Mejía Barón no realizó ajustes a su formación y pese a que en un lapso muy pequeño tuvo superioridad numérica, misma que se emparejó con la expulsión de Luis García, al final el dentista, que tiene fuertes lazos en Tijuana debido a que algunas de sus hijas son egresadas de la máxima casa de estudios de Baja California, la UABC, no hizo cambios dejando la pegunta en el aire de qué hubiera sido con un planteamiento distinto, pero bueno.

En octubre del 2019 cuando surgió el rumor que los Chargers buscaban los servicios de Tom Bady ya que éste se convertiría en agente libre, de arranque no pensé que fuera real, pero la falta de respeto con la que trataron a Philip Rivers fue lo que abrió la puerta para que los del rayo se hicieran de los servicios de Justin Herbert en el draft.

Luego de los resultados que vimos al cabo del 2020 en el que Brady despreció a los del rayo, Rivers se fue como las chachas a Indianápolis, pero ganaron a Herbert como novato del año, el debate se abre en el sentido de qué hubiera sido para los electrizantes si el máximo ganador de Súper Tazones se convierte en pasador.

Estoy de acuerdo que los del rayo tienen garantizada en la posición la estancia de un jugador que les dará certeza en los siguientes 10 años, mientras que con Brady la moneda queda en el aire, aunque lo más doloroso es que me queda claro que cada vez se complica el sueño de ganar un campeonato.

Y duele más porque con Tom Telesco como gerente general yo no veo que el roster tenga continuidad como sucedió con John Butler a principio de los dos miles, y al margen de la continuidad, lo peligroso con el equipo del rayo es que la gran preocupación es que los titulares tengan una gran durabilidad, ya que si partimos del hecho que la grandeza de un equipo se mide a través de la profundidad de la banca, profundidad es lo último que tiene el equipo.

Esperemos que el experimento que hizo la franquicia de estrenar a un joven como entrenador en jefe y la mezcla de jugadores que trajeron de agencia libre y el draft funcione para que se tenga por lo menos un año ganador ya que si se llega a postemporada será un verdadero éxito.

Mis dos centavos

Como dijera Lord Peña Nieto: ¿tú que hubieras hecho?

Compartir
Artículo anteriorNikola Tesla
Artículo siguienteEl lujo de contar con Caratini