El himno y las 15 yardas

Por Dante Lazcano

Hace dos años que los San Francisco 49ers jugaron por última vez un partido, que a la postre fue de pretemporada, en el Qualcomm. Lo hicieron con Colin Kaepernick como mariscal de campo, éste encabezaba una protesta en contra de la brutalidad policiaca que se daba contra la comunidad afroamericana, aseguró que eésta se estaba malinterpretando.

Kaepernick se hincaba durante la entonación del himno nacional norteamericano pero su protesta la sacaron de contexto al grado que la calificó de irrespetuosa pues el movimiento fue imitado por un sinnúmero de jugadores de la liga.

Cuando Kaepernick vino a San Diego apenas fue el segundo partido que lo hizo y a pregunta expresa de mi ahijado, Fernando Ramírez, en el sentido que al venir a dicho puerto californiano, con una fuerte tradición militar y respeto por los símbolos patrios se pudiera confundir, el pasador dijo que no le gustaría que las cosas se confundieran pues al final no buscaba dividir, sino que la gente tomara consciencia de las injusticias que se dan con las minorías.

Casualmente al jugador se le terminó el contrato en el 2016 y la campaña pasada ya no volvió a jugar, decisión que se atribuyó a una decisión generalizada de castigarlo y nadie le diera trabajo, cosa que estuve en desacuerdo pues su producción en el campo como pasador  estaba lejos de ser positiva, de ahí que nadie le diera contrato, aunque por otro lado si pensamos mal todos los panoramas son posibles.

Y como toda posibilidad puede convertirse realidad, en una votación dividida, pero de manera oficial unánime, para evitar que los jugadores se sigan hincando durante la entonación del himno de la barras y la estrellas y den un mal ejemplo, los equipos serán castigados 15 yardas en una decisión en la que me queda claro que los dueños de NFL con tal de no tener la presión de Donald Trump, presidente de la Unión Americana, cedieron.

Con Gates no, por ahí no es

A casi dos semanas que quien se supone será el suplente de Antonio Gates, ex ala cerrado de los LA Chargers, estará fuera de circulación hasta el siguiente año y que la directiva no hizo nada importante en aras de suplir a Hunter Henry, me queda claro que el mensaje que envió la directiva a todos es que el camino que seguirán no es con Antonio Gates.

Si bien es cierta la tremenda conexión que hay entre Gates y Rivers, lo cierto es que hay detalles que no conocemos y aunque hay lógica en el hecho que los del rayo no le dieron un año más, al final el hecho que ni 350 yardas el año pasado sumó hablan por qué no volvió y en cambio se convirtió en agente libre.

Los del rayo optaron por contratar a un ala cerrado novato con lo que dejaron claro que con Gates no es el camino y en este punto me atrevo a asegurar que si a Gates no lo trajeron de regreso obedece a que ellos mejor que nadie conocen la forma física que guarda, por algo al final nadie lo ha contratado.

Mis dos centavos

A ver qué tal sale la nueva liga apoyada por Trump.

 

 

Compartir
Artículo anteriorEntre un libro y una siesta
Artículo siguientePensamientos