El difícil camino de los LA Chargers

Por Dante Lazcano

Si hacemos un análisis sobre el estricto sentido de la marca de juegos ganados y perdidos de todos los equipos que enfrentarán los Chargers sin problemas, quizá con irresponsabilidad se afirmará que les tocará enfrentar un rol de juegos sencillo pues entre todos los equipos compilan una marca de 126-130.

Sólo que en primera instancia obviamos que se jugará dos veces ante los monarcas, velocistas y explosivos Kansas City Chiefs quienes terminaron con 12-4 y los del rayo sólo los han derrotado en una ocasión de los últimos 12 enfrentamientos.

También olvidamos que se viajará a Nueva Orleáns para enfrentar al equipo que quizá verá por última ocasión a Drew Brees en los controles y en el 2019 concluyó con 13-3.

Pero lo que hace doblemente peligroso el calendario de juego de los electrizantes es que sostendrán siete de sus 16 partidos ante escuadras que terminaron 7-9 como Tampa Bay, que se reforzaron con el tramposo Tom Brady, New York Jets, Las Vegas Raiders dos veces, Denver Broncos en otro par y los Atlanta Falcons.

Y justamente en esos 7 partidos estará la clave para que los del rayo aspiren a terminar con un año ganador y después pensar en reaparecer en postemporada.

En cambio equipos que terminaron con marca ganadora, al margen de los Chiefs y los Saints, deberán medirse con los Buffalo Bills en la congeladora y recibir a finales de noviembre a los tramposos New England Patriots sin Brady.

¿Por qué afirmo lo anterior?

Simplemente porque estamos hablando de equipos que los detalles les marcó la diferencia entre terminar con una campaña perdedora o ganadora, en donde lesiones, si usted quiere la mala suerte, mal manejo de partido o crecimiento natural del equipo, fueron la clave.

Como lo mencioné, Brady por ejemplo reforzará a los piratas, vamos, esas escuadras apostaron en agencia libre y draft a mejorar el roster lo cual les permita mejorar ese 7-9 y dar ese pequeño gran salto que les permita pensar en un año ganador.

A lo anterior se agrega el pequeño detallito que la posición de mariscal de campo se jugará con un verdadero tronco, pues Philip Rivers se fue a Indianápolis, eso sin mencionar las grandes dudas que tienen en el roster, principalmente a la hora de atacar, pues para defender me queda claro que es una de las mejores unidades que se hubieran armado.

Por lo mismo es que la liga a la hora de elaborar el calendario de juegos no le asignó un partido en calidad de local a los del rayo en horario estelar, el único que está en veremos es el de la penúltima semana cuando reciban a los Denver Broncos en el que dependerá el momento que se viva si recompensan poniéndolos en sábado en horario estelar o se quedan en domingo pues ya vimos el año pasado que nos quedaron mal.

Quizá estoy siendo demasiado severo cuando ni siquiera han podido entrenar, pero a partir del hecho que ofensivamente no vemos a un “corebac” sólido y probado es que los del rayo podrían volver a vivir otro año perdedor y lo único positivo sería que el bonachon de Tom Telesco, gerente general, hubiera vivido su última campaña en la posición.

Mis dos centavos

Leído en alguna pared poética: Con suerte me tendrás en octubre y a ver.

 

Compartir
Artículo anteriorJamais vu 
Artículo siguienteMi Lineup ideal de los Padres