El collar de encaje de la juez Ruth Bader Ginsburg

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

Hace un par de semanas escribí sobre la escultura de la chica sin miedo de Wall Street, la misma que en más de una ocasión ha lucido algunos accesorios para emfatizar con algunas causas. Esta semana no fue la excepción y la chica sin miedo lució un collar de encaje a manera de homenaje a la juez Ruth Bader Ginsburg, fallecida el pasado viernes 18 de septiembre.

Pero, ¿qué significa ese collar de encaje? Para explicarlo es importante contar qué  representa la figura de la juez Bader Gisnburg y porqué las manifestaciones ante su perdida se han extendido a las redes sociales por ser una fuente de inspiración para tantas mujeres por su lucha de la igualdad de género consiguiendo avances clave, defendió además derechos de grupos minoritarios y vulnerables.

Ruth Bader nació en 1933 y tuvo una madre que le transmitió la cultura del esfuerzo y el amor por el estudio; por medio de una beca estudió en la Universidad Cornwell en una época que no era bien visto que las pocas mujeres que había en la universidad fueran brillantes.

En 1950 conoció al que fuera su esposo, Martin Ginsburg, quien fue una pieza clave para que una mujer de su época pudiera brillar por su talento. Ruth decía: “Martin fue el único chico que conocí al que le importaba que yo tuviera cerebro”. Se dice que la de ellos fue una relación romántica e intelectual. Se casaron y juntos entraron a la escuela de derecho de Harvard, donde Ruth fue una de las nueve mujeres aceptadas entre 500 alumnos que ingresaron ese año. Por el trabajo de su esposo Martin, tuvieron que mudarse a Nueva York, razón por la cual Ruth tuvo que terminar sus estudios en Columbia con excelentes notas, pero a pesar de éstas, los bufetes de abogados la rechazaban por ser mujer.

Finalmente la Universidad Rutgers, la contrató como profesora y ahí fue donde confirmó que las mujeres eran peor pagadas que los hombres, aun cuando estaban igual de preparadas, tenían talento y hacían el mismo trabajo. Ella, a pesar de vivir en una epoca en donde se protestaba en las calles por todo, prefirió enfrentar una lucha en los tribunales por la igualdad de género, el despido de las mujeres embrazadas, vetadas en deportes o el mercdo laboral bajo el modelo del movimiento por los derechos civiles.

Ruth Bader Ginsburg ya era un icono progresista feminista y fue la segunda mujer en ser nombrada para servir en la Corte Suprema de los Estados Unidos donde ejerció como juez durante mas de viente años, convirtiéndose en una celebridad entre las generaciones jóvenes. Ruth Bader Gisnburg poseía una fuerza cargada de determinación pero con apariencia frágil debido a su metro y cincuenta y dos centímetros de estatura y sus cuarenta y cinco kilos de peso, pero era fuerte.

Ruth no pudo tener mejor compañero de vida que a Martin Ginsburg quien en los años 50, 60 y 70s hizo algo que no era habitual: dar prioridad a la carrera de su esposa. Se dice que su secreto era tener un marido feminista. Con este contexto hace todo sentido que la chica sin miedo de Wall Street el lunes de esta semana apareciera con el cuello de encaje en homenaje a Ruth Bader Grinsburg, quien se dice usaba el delicado collar de encaje como un accesorio de la obscura toga judicial, para expresar su feminidad en medio de un uniforme tradicionalmente masculino.