El apellido pesa

Por El Informante

El apellido pesa

En una de esas de última hora, finalmente el Partido Encuentro Solidario se quedó con Índira Leyzaola Osorio, hija del teniente coronel, como su candidato a la alcaldía de Tijuana en las próximas ediciones. Ah, pero antes de eso, de plano necesitábamos que alguien nos explicara a qué estaba jugando el PES, porque de plano no se ponía de acuerdo sobre a quién arropar para dicho municipio.

Todavía esta semana, ya todos nos habíamos hecho bolas pues, la verdad, después de semejante desfile de carnaval, ya no se sabía con certeza quién sería la candidata o el candidato de dicho partido.

Lo que sí quedó clarísimo es que el plan A, el plan B y el plan C del PES era postular al teniente coronel Julián Leyzaola para la alcaldía de Tijuana. Debido a su situación jurídica, con una causa penal abierta y una investigación en curso, el militar retirado no pudo ser registrado pese a que en el PES estiraron la liga al máximo soñando con que sus abogados pudieran sacarse un jurisprudencial conejo bajo la manga que permitiera al teniente registrarse.

En el PES saben muy bien que únicamente Leyzaola podría acarrearles los votos suficientes como para poder aspirar a un triunfo. Más allá de lo cuestionable que pueda resultar la acusación contra Leyzaola, la realidad es que las puertas legales estaban cerradas para poder registrarlo como candidato y en el PES no fueron capaces de planear un escenario alternativo.

Cuando vieron que de plano no podrían anotar su nombre en la boleta, entonces se inventaron el registro del hankista Ranier Falcón como su abanderado, pero en seguida se arrepintieron y empezaron a barajar el nombre del también hankista Miguel Ángel Badiola, vicepresidente de la Canirac nacional, cuyo registro al final no se concretó.

En medio del estira y afloja y con Ranier ya formalmente registrado, los dirigentes del PES salieron con otra sorpresita: se sacaron de la manga a Índira Leyzaola como su abanderada rumbo a la alcaldía de Tijuana, deseando que su apellido fuera un imán lo suficientemente poderoso para acarrearles votos. Que la jovencita carezca de la más mínima y elemental experiencia profesional para ejercer el cargo, no fue impedimento para convertirla en candidata, pero 48 horas después, al cuarto para las doce, salieron con que “dijo mi mamá que siempre no” y que ahora el candidato sería Héctor Cruz Aparicio, o al menos eso decía un oficio firmado por el dirigente estatal del partido, Alfredo Ferreiro. Como suplente de Leyzaola, Héctor Cruz era quien se esperaba desde un principio que fuera a asumir la candidatura del PES.

Pero no, resulta que tampoco. El miércoles 13 de mayo, tras una sesión de más de cinco horas, el Instituto Estatal Electoral de Baja California ratificó a Índira como la candidata del PES a la alcaldía de Tijuana. ¡No les digo, pues!

Como era de esperarse, el líder nacional del PES, Hugo Erick Flores, aplaudió con gusto la decisión del juez pues, tal vez no vaya Julián Leyzaola en la boleta, pero su apellido estará presente en la campaña y publicidad que puedan armar en el poco tiempo que les queda.

¿A qué estamos jugando?

El detalle es que el PES también ha tenido problemas con sus candidaturas en otros municipios. En Mexicali “bajaron” a Elvira Luna Pineda para poner en su lugar al doctor Edgar Castillo López, pero de inmediato la autoridad electoral les sacó la tarjeta roja, pues por paridad de género Luna habría tenido que ser sustituida por una mujer.

Y aún hay más, diría Raúl Velasco, porque en Ensenada tuvieron que bajar a Blanca Rosa García Rivera, impugnada por haber participado oficialmente en el proceso interno del Partido Redes Sociales Progresistas, así que al cuarto para las doce debieron registrar a Olga Lelevier Grijalva, exdirectora del DIF ensenadense.

Ni hablar de su aspirante a regidor mexicalense, Rigoberto Campos, registrado como integrante de la étnica cucapáh sin serlo. Ya en serio: ¿A qué está jugando el PES? ¿Inmadurez e inexperiencia política? ¿Desbarajuste interno? ¿Simple y llana terquedad? Quién sabe, pero el caso es que han perdido toda seriedad.

Es una verdadera lástima, porque el PES con Jorge Hank Rhon como candidato a la gubernatura, tenía una oportunidad histórica de dar la batalla en Tijuana y en otros municipios, pero cuesta mucho trabajo que puedan aspirar a algo si a menos de un mes de las elecciones aún no son capaces de ponerse de acuerdo.

A tiempo y bien

Quienes siguen marcado diferencias con sus foros son los integrantes del grupo Tijuana Innovadora que dirige el siempre inquieto José Galicot. Dentro de su serie Reflexión por México, Tijuana Innovadora apadrinará la charla con el mandamás del Instituto Estatal Electoral, Lorenzo Córdova, quien hablará de lo que está en juego en la elección del 6 de junio y el papel tan importante que desempeña la institución que dirige, hoy en el ojo del huracán y en la mira de los morenistas, que quieren desaparecerlo. Habrá que estar atentos.

Conversatorios con candidatos

Otros organismos han abierto también sus puertas a los diversos candidatos en los puestos de elección popular –y vaya que son muchos- para que acudan a exponer sus propuestas. Esto va desde organismos empresariales hasta asociaciones como Red ASER, conformada por 22 organizaciones en las áreas del bienestar, asistencia y desarrollo social.

Pues bien, Red ASER tendrá este viernes a Jorge Ramos Hernández, candidato a la alcaldía de Tijuana por la coalición “Va por México”, y a Carlos Atilano Peña, aspirante a la gubernatura con el Partido de Baja California en un conversatorio que se llevará a cabo de forma virtual.

La semana pasada tuvieron un ejercicio similar con Kathia Bustillos, quien busca a la presidencia municipal de Tijuana por el PBC, a María Eugenia “Gina” Soler, su rival del Redes Sociales Progresistas, así como Javier Castañeda Pomposo, diputado local por el Distrito VIII de Tijuana y quien representa al Partido Verde Ecologista de México.

Semáforo naranja

Ojo, mucho ojo, que en la guerra contra el Covid no es tiempo de cantar victoria ni echar las campanas al vuelo. El registro de 72 nuevos casos en Baja California en las últimas 24 horas y el retorno de Mexicali a semáforo naranja es una señal de alarma.

Dicho anuncio, hecho por el secretario de Salud en el estado, Alonso Pérez Rico, viene a confirmar lo que el funcionario ha venido diciendo desde hace tiempo: que no hay que bajar la guardia, ya que estamos a nada de entrar a una tercera ola.

El virus sigue estando aquí y la tan cacareada inmunidad de rebaño aún no se manifiesta. Aún no es posible bajar la guardia ni relajar las medidas de seguridad e higiene.  El que quiera entender que entienda.

El tema de las garitas

Muchos son los bajacalifornianos que esperan con ansia el día en el que se levanten las restricciones para el cruce terrestre a Estados Unidos. Va más de un año desde que los mexicanos no pueden pasar al otro lado para sus compras, visitas con familiares en San Diego, o para simplemente pasar el rato.

El cruce sigue restringido para toda actividad calificada de no esencial y quienes seguramente más lo han resentido son los comercios de San Ysidro, que dependen en gran medida del comprador mexicano.

Ya se han ido dando indicios de que México y Estados Unidos se preparan para reabrir fronteras, tema que hasta el mismo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha mencionado.

Pero esto no significa que en un par de semanas pudiera levantarse el cierre de las garitas. Así como podría llegar en junio, igual podría ser en julio, agosto o hasta más adelante.

Es de imaginarse que esto dependerá de cómo fluya la vacunación en Baja California y la situación de casos activos de Covid-19. En California han reducido drásticamente sus números y el 15 de junio está programado el levantamiento de restricciones por Covid-19 dentro del estado.