El amor en la tarde

Por El Recomendador

Hemos identificado a MUBI como una nueva plataforma dedicada al buen cine de arte. Se especializa en los filmes de grandes directores contemporáneos que están cerca de los premios. Directores que hacen una alegoría; es decir, proponen poderosas imágenes continuadas y sobrepuestas que detienen para siempre el instante de lo que vivimos en el día a día. Y esa imagen metafórica continuada es captada singularmente por el cine.

Sus alcances penetran en el alma de sus personajes y plasman lo más difícil de entender, que es el carácter de los protagonistas. El espectador puede entender y exclamar: ¡Sí, así he sido yo a veces! O bien; ¡Este personaje está cortado de la realidad misma de la vida!

El amor en la tarde (en pleno mediodía). Es un filme de intensa reflexión, pero claro, repleto de la ambigüedad que caracteriza a “lo francés”. Se nos invita a ver esta película que es el final de los cuentos morales de Éric Rohmer, Francia, 1972, que da un suave golpe a los valores burgueses, a menudo en medio de un café parisino chic. Abundan coqueteos malévolos, ensoñaciones nostálgicas y cavilaciones filosóficas.

Está, además, el encanto de Zouzou, que cautiva y perturba. En efecto el burgués protagonista, bien casado, quiere y no quiere, cometer adulterio permanente con su hermosa amiga y hay un juego y rejuego de decisiones hasta culminar en un desenlace nada obvio que a mí me pareció perfectamente posible.

Dicen las crónicas que “Nadie captura la magia de la cotidianeidad tal como lo hace Éric Rohmer, quien pasó su carrera obsesionado con la forma en que la gente habla, siente e interactúa. ¡De hecho, muy pocos han traducido las emociones humanas al cine con resultados tan encantadores! La base de su cine es el deseo de atrapar un destello de la esencia de sus personajes, muchas veces oculta, a través de los eventos más pequeños, mundanos. Su aproximación, realista y con gran abundancia de diálogos, se centra, con una ligereza que es su marca distintiva, en las peculiaridades idiosincráticas de la gente y explora la forma en que nos presentamos ante el mundo. En particular, sus encantadores dramas románticos están llenos de diálogos ágiles, dilemas morales y una sensibilidad que captura la profunda significación de cada gesto. ¡Prepárate para enamorarte!”.

A los lectores que hayan pasado por la experiencia del protagonista -un joven con éxito que al volver a encontrar a un antiguo amor ve tambalearse la estabilidad de su matrimonio-, pueden encontrar en este filme un dilema parecido al suyo.

El amor después del mediodía de Éric Rohmer es un drama romántico que plantea si es posible o no mantener una amistad cuando peligran todos los valores. Se trata de un marido indeciso a punto de ceder completamente al adulterio. Se trata de los famosos triángulos que estando presentes en la realidad cualquier persona puede enfrentarlos.

Mientras la seductora mujer fatal exclama “¡No podría amar a ningún hombre instalado en mi cama!”, el indeciso protagonista, perdidamente enamorado de su mujer, trata de hacer de la fidelidad su bandera. O sea: una narrativa detallada de las paradojas, matices y detalles que pueden ocurrir en cualquier vida.