El Alquimista: Y todo con X

Hoy desde las bellas, tranquilas y coloridas aguas de Cancún les compartiré las siguientes líneas, en un intento de reflexionar sobre el turismo, el negocio, la ecología y la sustentabilidad.

En esta bella selva con una geografía sui generis, con un clima envidiable y con un precio casi prohibitivo para nuestros connacionales, hay varios grupos empresariales que han sabido sacar provecho de tantas ventajas y oportunidades que brinda esta región, tal es el caso del grupo Xcaret de capital mexicano, dirigido por Miguel Quintana Pali, que con 2500 empleados opera: Xel-Ha, Xcaret, Xplor, Xenotes, Xochimilco y Xense el quinto parque temático que abrirá muy pronto; ellos han capitalizado y sacado provecho (esto lo digo de manera positiva) a esta zona del país.

El grupo ha conformado un modelo de negocio, que nació como  una idea, después se convirtió en una empresa que se encargaba de la operación de “parques de diversiones” y ahora ha migrado al negocio del turismo: Hoteles, cabañas, camping, tours y transporte, en resumen servicios turísticos integrales, de hecho se denominan “Experiencias Xcaret”.

Hay que reconocer que tiene estándares de clase mundial, ya que compite con los mejores operadores del mundo y atiende clientes globales. ¡Hasta parece que me pagaron por el comercial!, la verdad es que no, pero es justo reconocer a los mexicanos que arriesgan millones para jugar en las grandes ligas del servicio mundial y salen victoriosos.

En esta visita me tocó gozar del tour “Xenotes” y comparé el operar parques, con dar servicios turísticos y me quedé muy satisfecho de lo que pagué en función de lo que obtuve.

Hasta aquí todo genial, pero las preguntas que me surgen son las siguientes: ¿Cuál es el precio que hay que pagar en función del impacto a los ecosistemas? ¿Los beneficios actuales se pagarán más tarde?

La huella que deja el turismo es innegable, de manera positiva: Divisas, empleo, inversión y desarrollo. Negativa: Encarecimiento de la tierra, inflación, abandono de otras actividades productivas (pesca y agricultura), importación de recursos humanos etc.

En Quintana Roo el turismo es el 80% de la planta productiva, generando 90 mil millones de pesos en divisas y aportando el 47% de los ingresos del turismo en nuestro país, siendo este la “vocación” natural de México.

La realidad nos dice que el precio ha sido alto, pero se está tomando cada vez más conciencia del impacto en los recursos naturales, la solución es educar a la población sobre el daño al planeta y erradicar la corrupción, para acabar con la gente sin conciencia sobre la humanidad. El hacer empresas 100% sustentables no está peleado con la rentabilidad,  y el cuidar tu planeta no te hace rojillo o hippie (que ya desapareció hasta la palabra).

Concluyo dejándoles algo de la sabiduría maya: “El que cree, crea; el que crea, hace; el que hace, se transforma a sí mismo y a la sociedad en la que vive”, así que hagámoslo para bien del hombre.