El Alquimista: Cristóbal Colón el Egoísta

A mis fieles lectores no les parecerá raro que hable de Cristóbal Colón, la vida y la sicigia (situación en la que tres objetos celestes, o más, están alineados) me han permitido que este 12 de octubre, Día de la Raza o Columbus Day, dirían nuestros paisanos, apareciera por tierras aztecas dicho personaje.

 ¡Pero no se asusten¡, él mismo se autodenomina “Cristóbal el bueno”, después de hacer un sinnúmero de chistes, bromas y demás comentarios creativos sobre su apelativo, aparece el extraordinario ser humano, psicólogo, fundador de La Fageda y después de este retorno a América un extraordinario amigo.

Para empatar la historia y no ser injusto ante aquel lector que por primera vez (cosa rara) toma el informador de BC, les contaré una breve reseña de mi amigo Cristóbal.

Cristóbal Colón el tercero de tres hermanos, entra a trabajar de sastre (con el tío Beto) a la muerte de su padre, donde aprende el trabajo duro y la perfección, después acepta laborar de mozo de manicomio, donde se da cuenta del infierno que viven los enfermos mentales, y en un arrebato por tratar de cambiar aquella realidad decide visitar al alcalde de la comarca: “Soy Cristóbal Colón, vengo del manicomio con 14 enfermos mentales y queremos montar una empresa”  a lo que Joan Sala responde: “¿Dónde dejaron a Napoleón? “ (jajá).

Hoy, 30 años después, tienen la tercera empresa de lácteos de Cataluña, fabricando 5 millones de yogures al mes, facturando 14 millones de euros al año y empleando a todos los deficientes mentales de la comarca de Olot, recordándoles que el desempleo en España es del 30% y en este colectivo del 90%. Todo esto se resume en que fabrican el mejor yogur del mundo, no presumen que están hechos por locos, si no que el producto se vende porque es de la más alta calidad, llevando a la cooperativa a crecimientos de dos dígitos en plena crisis española.

Una vez dicho lo dicho del personaje, les presumo que lo tuvimos tres días en Tijuana, compartiendo experiencias y proyectos mutuos, de Cristóbal para Tijuana y de nuestra ciudad para el mundo, de estas pueden ver  la conferencia de CETYS: (http://www.livestream.com/cetysuniversidad/video)

Pudiera enumerar los múltiples aprendizajes, pero ya saben que en mi Infonavit editorial somos muchos, pero tenemos poco espacio (jajá), así que les comparto el aprendizaje principal; a la pregunta de por qué hace todo esto, la respuesta de Cristóbal fue: “Lo hago por un profundo egoísmo, porque lo que me importa es estar bien YO mismo, para poder estar bien con los demás, así que ayudando a mejorar la vida de los enfermos mentales me siento inmensamente feliz, y como primero estoy YO, así que soy un egoísta consumado”.

Me quedé estupefacto con todo el auditorio incluido, de ver aquel hombre con una humildad, transparencia y cariño compartiéndonos los éxitos y fracasos de la vida. Esta organización es la prueba viva de que todo es posible en la vida, hacer el mejor yogur del mundo con los locos de la comarca, era prácticamente imposible… Pero ellos no lo sabían.