El acompañamiento es clave para personas con cáncer de mama y sus familiares

Fotografía: Freepik.

Redacción/Infobaja

Tijuana.- Una persona que es diagnosticada con cáncer de mama requiere, además de los cuidados paliativos y el tratamiento oncológico, un acompañamiento de un tanatólogo o psicólogo para mantener una salud mental y emocional y que toca también la salud de sus familiares y seres cercanos.

Dulce Sánchez Salazar, cocente de la Escuela de Psicología de CETYS Universidad campus Tijuana, recordó que este diagnóstico puede traer desesperanza, por ello es importante que se trabaje para que la persona siga siendo activa y productiva hasta donde sea posible, que tenga una calidad de vida, que conozca y acepte la enfermedad, con dignidad y paz.

“La calidad de vida y el apoyo a la familia son fundamentales. En la situación de personas con cáncer de mama pueden atravesar una o varias pérdidas significativas como: seguridad del futuro, separación de pareja o amistades, autoimagen, solidez económica, pérdida del cabello, pérdida de la salud, pérdida de algún miembro, pérdidas de las ilusiones ante una discapacidad”, señaló la experta.

Cuando una persona pasa por esta enfermedad, esto también toca a los familiares, por lo que la atención también se extiende a los familiares y así contarán también con soporte emocional para afrontar la enfermedad y situación actual del paciente.

“Cuando esto ocurre, los seres humanos sufrimos en la cotidianidad y de los sentimientos que se generan. Más aún porque no estamos preparados ante las pérdidas, sobre todo las que se refieren a la salud, que nos hacen sentir el riesgo de morir, o el riesgo de muerte, o la de nuestros seres queridos”, mencionó.

La problemática, indicó la experta, es que por cultura se inculca a negar las pérdidas, a ocultarlas o guardarlas, sin embargo, se puede aprender a manejarlas para vivir tranquilos.

“Cuando perdemos algo o a alguien sufrimos, nos desbalanceamos, pero hay que encontrar el equilibrio”, dijo Sánchez.

La tanatóloga enfatizó que el acompañamiento permitirá tener beneficios como mejor comunicación con su pareja y/o familia, Mejoría en relaciones sociales, adaptación social, reducir soledad y aislamiento, aumentar el control sobre el entorno y su autonomía, reducir la apreciación de amenaza, aumento de autoestima, manejo de ansiedad y depresión y control de síntomas.