El abogado James Rudolph ve viable asilo para «dreamers»

Por Israel Ibarra González

 

Tijuana.-De los 32 “dreamers” que cruzaron el lunes 10 de marzo sin documentos por la Garita de Otay a Estados Unidos para pedir asilo político o visa humanitaria, hasta la tarde del miércoles 12 de marzo habían sido liberadas en California para seguir su proceso dos madres, cada una con un hijo.

Alexandro Aldana, coordinador de NIYA (Alianza Nacional de Inmigrantes Jóvenes por sus siglas en inglés),  reportó que otro “dreamer” había sido deportado como una intimidación de los agentes.

El resto permanecen en un centro de detención migratorio de Estados Unidos en espera de una entrevista para pedir asilo político o visa humanitaria y quedar en libertad o en su caso ser deportado a México.

El abogado de inmigración James Rudolph explicó que los “dreamers” tienen una gran oportunidad de quedarse en Estados Unidos legalmente, porque existe el antecedente de otros 2 grupos que lo hicieron y dos clientes de él.

Explicó que en base a su experiencia es posible que pidan un asilo, porque el pedir una visa humanitaria podría tener un rechazo como respuesta de manera inmediata en la frontera, a pesar de que busquen volver con su familia como argumento.

“Un asilo es un enganche legal… los agentes de migración entonces los pueden dejar en paz por la acción de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia por sus siglas en inglés)”, dijo.

Comentó que si los «dreamers» están calificados podrán acogerse a esta figura, como sucedió en dos de sus casos donde las personas no salieron por una deportación. 

Deben de comprobar que estaban en Estados Unidos antes de los 16 años y estaban en la escuela. Si salieron a vivir afuera del país es difícil que se puedan acoger.

De acuerdo al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos el 15 de Junio del 2012, la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció que ciertas personas que llegaron a los Estados Unidos siendo niños y cumplen ciertos requisitos específicos pueden solicitar ser considerados a la Acción Diferida por un período de dos años, sujeto a renovación, y ser elegibles para la autorización de empleo.

La Acción Diferida es una determinación discrecional que aplaza la deportación de un individuo como un ejercicio de la discreción procesal. La Acción Diferida no confiere un estatus legal al individuo.

Enrique Morones, coordinador de Ángeles de la Frontera, explicó que estas acciones de presión buscan que se aplique el Acto de Ensueño (Dream Act); el DACA  -Acción Diferida para los Llegados en la Infancia-,la Ley de Agricultura, porque los que trabajan en el campo la mayoría no tienen papeles; y que paren las deportaciones.

 

La entrega a Migración

El grupo llegó a la garita internacional de Mesa de Otay el lunes por la mañana, algunos de ellos vestidos con toga y birrete. Su objetivo fue intentar regresar con sus familias en Estados Unidos y exigir una Reforma Migratoria al presidente Barack Obama, que les permita alcanzar su sueño.

Luis Manuel Chávez es un joven que vivió 14 años en Chicago, pero por no tener documentación americana no pudo continuar su carrera universitaria.

“Fui forzado a dejar el país donde crecí, irme a mi país natal que es México para seguir mi educación”, expuso.

Cuando regresó a México conoció a una familia con la que no tuvo contacto durante su crecimiento y fue un gran cambio.

Ahora busca presionar para que se consiga la Reforma Migratoria que tanto a dado a conocer el presidente Barack Obama.

Todos llevaron su identificación y documentos para probar los años que estuvieron viviendo en Estados Unidos.

Las autoridades americanas les permitieron la entrada para ser trasladados a un centro de detención migratoria donde se espera permanezcan aproximadamente 2 semanas dependiendo el caso.

El movimiento empezó desde julio del 2013 con la entrada de 9 jóvenes por Nogales. Para septiembre entraron 30 por Nuevo Laredo y el lunes fueron 32, que también incluyen a padres, madres y menores que buscan reencontrarse con su familia.

“El objetivo es que sean detenidos para empezar el proceso de extradición a sus hogares, que toda familia tenga el derecho de ser reunificada y regresar a casa”, indicó Alex Aldana.