Ejercita al mundo desde Tijuana

La creadora de Barralates tuvo que adaptarse a un mundo digital, lo que le permitió llegar a un éxito internacional. Fotografía: Cortesía

Por Ilse Casillas

Tijuana.- La evolución e innovación en los mercados es importante para permanecer vigente, pues en un mundo cambiante, permite a los emprendedores destacarse y crear servicios de mayor calidad.

Cuando María del Mar Castro ideó la técnica del barralates, su objetivo era tener un alcance con todas la mujeres, incluidas niñas, embarazadas o de edad adulta. Siempre con la finalidad de que toda aquella que la practique, “sea capaz de sentirse bien consigo misma y logre formar el cuerpo que siempre ha querido”.

Se trata de una combinación de cardio, baile, pilates y posiciones clave de ballet, donde se utiliza el propio peso como resistencia, así como otras herramientas. Este ejercicio cien por ciento de creación mexicana, ha tenido mucho éxito en los años recientes, no únicamente en la región, sino en otras partes del país y el resto del mundo.

Ella comenzó su carrera como bailarina a muy temprana edad. Cuenta con más de 15 años de experiencia practicando el baile en las distintas modalidades como ballet, jazz, flamenco y danza contemporánea.

Además de ser la fundadora de Barralates, María también es socia de “The Studio”, un fitness center en Tijuana orientado exclusivamente a las necesidades de las mujeres. Por ello, al verse obligada a cerrar físicamente por la contingencia sanitaria del Covid-19, tuvo que encontrar junto a sus socias una manera para adaptarse.

“El coronavirus vino a sacarnos de la zona de confort a todos”, comenta en entrevista telefónica. “Cuando creías que tu negocio estaba al cien por ciento, a la hora de la hora viene una pandemia”.

La técnica de Barralates combina cardio, baile, pilates y hasta ballet. Fotografía: Cortesía

Aunque migrar a plataformas digitales era algo que tenía ambicionado, tuvieron que adelantar ese plan, y hacer “lo que nunca habían podido hacer, porque no se daban el tiempo o no sabían ni por dónde empezar”.

Así que al principio intentaron en redes sociales a través de Instagram, luego con la aplicación Zoom, y finalmente  abrieron su propia página web. Gracias a eso pudieron continuar pagando renta y mantener el estudio abierto.

“Vas descubriendo que es otro mercado, cien por ciento”, menciona, ya que ha tenido bastante éxito, pues no se limita a dar clases en línea sino también a certificar a personas que deseen convertirse en instructoras.

Sin embargo, esta transición no fue del todo sencilla, pues uno de los mayores retos a los que se enfrentaron fue el de adaptarse a continuar trabajando desde casa y “combinar sus modelos de vida”.

Como madre de tres hijos, María tenía que seguir dando clases mientras sus hijos pasaban la cuarentena junto a ella, además de que no era la única que experimentaba esto, pues, “al final de cuenta las que somos integrantes de esta comunidad somos mamás”.

No obstante, la emprendedora tuvo la satisfacción de lograr su objetivo junto con sus compañeras, pues en la actualidad, han crecido de manera internacional, con clientes en Londres, Chile y España, entre otros lugares.

“Llegar hacia esas personas debido al Covid, fue lo más padre que pudimos tener”, señala.

Además de eso, el estudio y técnica están mejor posicionados en redes sociales, lo que le permitió tener colaboraciones con diferentes entrenadores a nivel mundial, incluyendo personalidades como Vanessa Huppenkothen y Alessandro Rosaldo.

Así que más que obstáculos por el contexto vivido, María señala que gracias a su creatividad ha podido “salir adelante” y resalta el aspecto favorable que se logró en medio de una afectación que ha sacudido a toda la sociedad.

Dentro de esto, destaca la unión de la comunidad que se formó, pues durante la contingencia las “coaches” se comunicaban para apoyarse “sin verse como una competencia”, y eran solidarias al compartir la manera en que ellas manejaban esta adaptación, como cuando las redes sociales eliminaban sus contenidos por los derechos de autor de la música que utilizaban.

También le queda la alegría de formar parte del cambio que se genera en sus clientas, tanto en la salud física como en la mental, pues sus clases “eran el escape de pasar el estrés” que significaba vivir en un ambiente de ansiedad por el coronavirus “aunque tuvieran sus responsabilidades era un momento para dedicarse a ellas mismas, como un tipo de terapia, haciendo lo que te gusta”.

Para ella lo más importante es permanecer positiva. “Si algo se te atraviesa en el camino, no debes de enfocarte en lo negativo”, opina, “es mejor convertir ese ‘ya no’ a ‘¿cómo sí?’”.

Barralates

Clases físicas:

  • Instagram: @thestudiotj
  • Sucursales en Av. Las Ferias y Cacho Plaza Río Pico
  • Teléfono: 6649766005
  • Página web: www.thestudiotj.com

Clases virtuales y certificación:

  • Instagram: @barralates
  • Página web: www.barralates.com