Ejercicio, fundamental para retrasar artritis

Tecate, B.C.- La artritis reumatoide causa inflamación y dolor, sobre todo en articulaciones pequeñas como codos, muñecas, dedos de manos, rodillas, tobillos y pies, es decir, a la mayor parte del sistema articular, señaló el doctor Jose Luis García Arcadia, director del Hospital de Subzona número 6 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tecate.

 

Detalló que con este padecimiento, las personas presentan rigidez matutina de articulaciones con duración de una hora y persistente la que invariablemente ocasiona incapacidad e incluso reduce la esperanza de vida; dependiendo de la gravedad con la que se presente.

Puntualizó que el ejercicio es fundamental para retardar la pérdida de la función articular, así como las aplicaciones de calor y frío, el uso de férulas o dispositivos para apoyar y alinear las articulaciones y el tratamiento con medicamentos.

El doctor Garcia Arcadia destacó que la artritis reumatoide es más frecuente en mujeres -en proporción de tres a uno con respecto al hombre- y la máxima incidencia es alrededor de la tercera o cuarta década de la vida.

Aclaró que en ocasiones se tienen síntomas parecidos a los de la artritis por escribir a máquina o en computadora, pero éstos desaparecen; no implican factor de riesgo para desarrollar la enfermedad. De hecho, ni lavarse las manos después de escribir, como comúnmente se cree.

Explicó que este padecimiento no tiene causa determinada, por eso no existe la manera de curarla. Entre la comunidad médica se considera que hay cierto componente genético que puede predisponer a padecerla, pero en realidad no se ha identificado; tampoco se sabe que tanto afectan las condiciones ambientales.

El doctor Jose Luis García reiteró que esta enfermedad tiene como consecuencia la invalidez total, aunque no se presenta igual en todas las personas: algunas quedan postradas en cama o en silla de ruedas debido a que sufrieron un proceso muy agresivo y acelerado, al grado que no pueden comer solas, necesitan ayuda para vestirse y realizar sus actividades más elementales, porque las articulaciones se quedan pegadas y pierden totalmente el movimiento.

En casos menos severos, agregó, llevan una vida casi normal; es decir, sí ocasiona molestias, pero no los condiciona a secuelas graves.

De cualquier manera –dijo- si se diagnostica artritis reumatoide cuando apenas comienza, se pueden utilizar medicamentos inductores de la remisión de la enfermedad, que de alguna manera frenan el proceso inflamatorio en etapas tempranas, que es el responsable de la destrucción de la articulación.