Efecto dominó

Por Manuel Rodríguez Monárrez 

manyrodriguez@live.com.mx 

Twitter: @Tijuanagreen

La crisis ambiental ha hecho  evidente que es necesario  transitar hacia un nuevo modelo de sociedad. Una sociedad más enfocada hacia la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente,  en donde los actores principales del  futuro sean los niños del presente.  Debido a la introducción de materias de  carácter ecológico y de los programas  de reciclaje y concientización que se  promueve tanto en escuelas públicas  como privados, hoy los niños de Tijuana están más preparados para enfrentar el reto ecológico que se avecina,  pues el paradigma que se les presenta  es cómo sostener una buena calidad  de vida en una ciudad tan contaminada  y caótica en su desarrollo; una ciudad  donde existen basureros clandestinos;  una ciudad donde existen asentamientos humanos sin servicios públicos;  una ciudad que recibe miles de llantas  y automóviles viejos; una ciudad donde  hay un deficiente sistema de transporte  masivo, en dónde más del 70% de las  unidades en servicio no cumplen con  los estándares ambientales, una ciudad  donde no se cuenta con reglamentos  adecuados sobre reciclaje, ni suficientes camiones recolectores para implementarlos, una ciudad donde muchos  de sus habitantes la ensucian a diario,  arrojando basura en sus calles.  

Realmente es tos futuros  ecologistas no la tienen nada fácil,  pues tienen que empezar poniendo  orden en su casa, educando muchas  veces a papá y a mamá en cosas tan  sencillas como depositar la basura en  su lugar y enseñarles que la basura  no es basura, sino un material que  debe ser clasificado y que puede ser  reutilizado. 

Los niños deben ser considerados  los multiplicadores ideales del  mensaje ambiental sobre todo  a quellos que s e enc uentra n  estudiando el nivel básico entre los 6  y 12 años de edad, ya que funcionan  como los perfectos receptores de una  educación ambiental que impacta en  el entorno que los rodea, fomentando  la conciencia sobre la importancia  del cuidado del medio ambiente, la problemática social que representan  las actividades humanas y sus  consecuencias ecológicas. 

Sin duda, la dinámica ambiental  promueve y concibe generaciones  más preocupadas por la protección  al medio ambiente, teniendo  ideas más claras sobre la basura,  sus consecuencias, la necesaria  separación y demás actos que deben  de convertirse en una costumbre para  las mismas.

La mejor forma para conseguir  que los estudiantes comprendan y  actúen ante los graves problemas  medioambientales de nuestro mundo  es recurriendo a un lenguaje sencillo,  coloquial y adecuado para su edad,  sumado a actividades y materiales  enfocados a despertar su interés  por cuidar, proteger y multiplicar el  mensaje de protección al ambiente. 

Los niños necesitan de la  información y herramientas que  ofrece el sistema escolar, para  convertirse en mensajeros de la  educación que se debe promover,  incluyendo temas y metodologías  sencillas, ejemplificando y dejando  claro la importancia de la materia.  

Los temas de educación ambiental  giran en torno al concepto de  medio ambiente, la importancia de  protegerlo, formas de no contaminar,  acción comunitaria, y los efectos  mundiales del  cambio climático en lo  local, entre otros.

Nuestra s ociedad requiere  incrementar su nivel de conciencia  sobre la importancia que reviste el  involucrar a los niños en talleres  ecológicos, pues ellos llevarán el  mensaje a sus padres,  instituyendo  desde el núcleo familiar los cambios de  mentalidad y actitud que se requieren  para enfrentar el reto. Las familias  cambiarán, estoy cierto y obligarán a  los servidores públicos a adecuarse a   la nueva realidad ambiental y actuar  en consecuencia, es la única manera  que las cosas realmente prosperen a  favor de la salud de nuestro planeta y  de nosotros mismos.

*El autor es Internacionalista egresado de la UDLA-Puebla.