Dos pistas para encontrar lo mejor

Por El Recomendador

Primera Pista: Casi siempre una garantía para encontrar buena calidad en lo que se refiere a series de televisión y películas es la BBC de Londres.

Segunda Pista. Las buenas novelas históricas son maravillosas si están bien escritas. Series y películas que dramatizan argumentos basados en los hechos históricos, si están creativamente concebidos, magistralmente filmados, y estupendamente actuados y dirigidos, nos hacen dar con relatos dignos de gozarse para descansar del arduo trabajo, recrear el espíritu y elevar la cultura familiar. La historia sigue siendo la maestra de la vida.

Combinando estas dos pistas El Recomendador desearía listar los tres siguientes ejemplos:

1.- Roma – La serie se llama El Imperio Romano tiene dos temporadas la primera sobre los emperadores Marco Aurelio, su hijo Cómodo que se vuelve paranoico; luego el triunvirato y más tarde el gran Julio Cesar, Cleopatra y demás. Está en Netflix.

2.- Troya, la caída de una gran ciudad – Relata desde cuando la ocurrencia de la manzana de la discordia para ver cuál es la diosa más bella, hasta el enamoramiento embrujado de la Bella Elena y todo el odio de la Guerra de Troya hasta su caída. ¿Acaso sabe usted por qué la manzana de la discordia desencadena la prodigiosa historia relatada por Homero? ¿Le gustaría presumirles a sus amistades cuánto conoce usted de la Ilíada? ¿A poco, ignora usted qué pasó con el Caballo de Troya? Pues asómese a esta apasionante y escandalosa historia.

3.- The Last Kingdom – Los vikingos salvajes y crueles invaden fácilmente la dividida Inglaterra recién convertida al cristianismo en la Edad Media, a partir del año 872 de nuestra era. Tiene dos temporadas y trata del gran drama histórico de lo acaecido en la Gran Bretaña de entonces y está basado en las novelas The Saxon Stories de Bernard Cornwell. Lord Uhtred un noble sajón que quiere recuperar su reino perdido y que lo arriesga todo en el reino de Alfredo, el Grande. Monjes, monjas, abades y curas míticos entran en escena. Reyes arbitrarios son pintados por el novelista en el ambiente de crueldad de los bárbaros Vikingos y en una no muy bien entendida edad media. Mucha aventura.