Dos marcas que perdurarán

Por Dante Lazcano

Cuando Antonio Gates igualó la marca histórica de más anotaciones de por vida en 111 en el último partido que los Chargers jugaron en su casa, en su estadio, el Qualcomm, ante los Kansas City Chiefs nunca imaginé que ese momento se pudiera dar, a partir del hecho que me tocó verlo cuando llegó al equipo de prácticas en el 2003.

Cual prácticamente del escepticismo, como si fuera religión, inmediatamente pusimos a trabajar a la imaginación y sobre la base de estadísticas y lo que hasta ese momento se había hecho en la liga, al único jugador que le veía posibilidades de retar la hazaña era Rob Gronkowski, de los New England Patriots.

Objetivo más allá de prioritario en el sistema del tramposo Tom Brady, innegable era la calidad del jugador, su segundo año como profesional lo colocaron como una verdadera amenaza pues hizo 17 touchdowns siendo la segunda temporada con doble dígito anotando, aunque el señor lo hizo tres veces más en las siguientes cuatro campañas.
En este momento Gronkowski está retirado y se quedó con 80 anotaciones de por vida, muy lejos de las 116  con las que terminó Gates y si no anuncia este año su retiro y por ahí le dan oportunidad de un año más, la vara la pondrá más alta para quien pretenda darle alcance en caso que siguiera anotando.

Lo que es un hecho, para los amantes de las estadísticas e historia, es que ese será el legado de una directiva que se encabezó con el finado John Butler, es el legado que dejaron para una ciudad en el que dos marcas de anotaciones que serán muy difíciles de superar, fueron hechas cuando el equipo estaba en San Diego.

De la otra marca que hablo es de los 28 touchdowns corridos, 31 totales,  en un año de LaDainian Tomlinson, excorredor de los electrizantes que además ya ingresó al Salón de la Fama.

Arrancan pretemporada

Este jueves, cuando usted tenga en sus manos este ejemplar, los Chargers habrán iniciado su campamento de pretemporada, siguiendo el tema de los voltios.

A partir del amargo sabor de boca que les dejó haber sido vapuleados en la fase divisional y que el equipo fue reforzado con talento del draft, para mucha gente son considerados uno de los favoritos para llegar al Super Bowl.

Si bien ese pronóstico se hizo antes del berrinche de Melvin Gordon, soy de la opinión que esperemos a que la pretemporada termine y ver si salen muy castigados por el tema de lesiones, pero si la libran considero que tendrán muchas posibilidades de ganar la división y con esto garantizar su pase a la postemporada.

Además que se viajará a México para enfrentar a los Kansas City Chiefs, los del rayo en el casco enfrentarán a rivales de mucha tradición en la liga como los Pittsburgh Steelers y los Green Bay Packers, quienes si bien no están en su mejor momento, cuentan con mucho talento, además de los rivales divisionales que vienen creciendo.

Por lo mismo es que yo digo que tengamos calma y esperemos a ver cómo terminan la pretemporada.

Mis dos centavos

La última y nos vamos.