DLG le apuesta a Tijuana

  • DLG, le apuesta a Tijuana
  • Malas noticias para ahorradores
  • ICON Aircraf, en pleno vuelo

Por Juan Dinero

Lo que será a partir del 2020, una de las plazas comerciales más importantes y lujosas de la región, inició su construcción, a un costado de la Vía Rápida, frente a las instalaciones del periódico El Mexicano.

Se trata de una inversión de aproximadamente 500 millones de pesos del grupo DLG, con oficinas centrales en Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México y que dirige Alejandro Garibay.

El proyecto denominado Plaza Península, se levanta sobre 80 mil metros cuadrados y manejará un concepto mixto, donde se ofrecerá además de tiendas comerciales de alto nivel, hotel, restaurantes y entretenimiento.

Por lo pronto, entre las tiendas ancla que se prospectan se encuentran Liverpool, Cinépolis, Bed Bath & Beyond, Starbucks, Old Navy, Forever 21, Náutica, American Eagle, Adidas y Gula, entre otras firmas.

La empresa desarrolladora DLG, fundada apenas en el año 2006, ha construido otras plazas comerciales de alto nivel en la Ciudad de México; La Paz, BCS; Chimalhuacán, Estado de México; Los Mochis y Puebla.

El grupo DLG, tuvo el tino de asociarse en el año 2008 con La Salle Investment Management, la firma líder en gestión de inversiones inmobiliarias, con sede en Chicago, que le permitió un fondeo de más de 150 millones de dólares, con lo que se ha convertido en una de las desarrolladoras de plazas comerciales de mayor crecimiento en México, con un ambicioso objetivo de inaugurar al menos tres centros comerciales por año.

Llama la atención, que luego de su fracaso en Tijuana, parece que Liverpool estará de regreso con nuevo bríos, sabedores de lo que representa económicamente esta zona, y ahora en una mejor ubicación, en el mero corazón geográfico de la ciudad.

Bien por Tijuana. Para los inversionistas, lo de los altos índices de homicidios en la ciudad de plano no es tema, ya que los crímenes se llevan a cabo en la clandestinidad, sin afectar el consumo ni la actividad económica.

Quienes tienen sus ahorritos en el banco, se están encontrando con la sorpresa, que ahora, por obra y gracia del presidente Andrés Manuel López Obrador, deberán pagar poco más del doble de impuestos al SAT que lo que pagaban en años anteriores por sus ganancias o rendimientos, cuando la promesa de AMLO había sido que no habría aumento de impuestos.

De acuerdo a la Ley de Ingresos de la Federación, que aprobaron en diciembre pasado los legisladores federales a propuesta del presidente López Obrador, los intermediarios financieros que paguen intereses a sus clientes deberán retener una mayor proporción de impuestos, más del doble de lo que se retuvo en 2018.

La tasa de retención anual ahora deberá ser del 1.04 por ciento, cuando antes era del 0.46 por ciento, lo que representa un aumento del 126 por ciento.

Pero además de los ahorros, los artículos 135 y 133 de la Ley del ISR, indica que deberá hacerse la retención de impuestos a los pagos que realicen las compañías de seguros a sus beneficiarios.

Los ahorradores están pegando el grito en el cielo, pues hacía muchos años que este impuesto a los ahorros no había tenido ningún cambio, por lo que ahora tendrán que ir buscando otras alternativas de instrumentos financieros con mejores beneficios fiscales.

La empresa Icon Aircraft, que dirige Kirk Hawkins, se encuentra en pleno vuelo en Tijuana.

Con una inversión de casi 150 millones de dólares, construyeron una planta en el parque industrial Thomas Alva Edison, por rumbos del bulevar 2000, donde ya se producen estructuras para aviones deportivos, los cuales son enviados para su venta al mercado de Estados Unidos.

Se trata de un prototipo de fácil uso, autorizado por la Administración Federal de Aviación (FAA), equipado con tecnología avanzada y manufacturado por tijuanenses.

Cada una de esas pequeñas avionetas se vende en el vecino país en alrededor de 180 mil dólares.