Divierte montaje de “Perdida en los Apalaches”

Tijuana, B.C.- Para cerrar con broche de oro las presentaciones artísticas de julio el Centro Cultural Tijuana (Cecut) presentó, la noche del pasado martes 29, en la Sala de Espectáculos la obra Perdida en los Apalaches, una divertida producción inspirada en el Teatro del Absurdo de la autoría del prolífico dramaturgo español José Sanchis Sinisterra, con las excelentes actuaciones de Alberto Estrella, Emoé de la Parra y Víctor Carpinteiro.

 

Aunque muchos ven al Teatro de lo Absurdo sin lógica y sin sentido gracias a su incongruencia, los actores enfrentaron eficazmente el grado de dificultad del montaje, la complejidad de los temas –física cuántica-, interactuando con un público que no dejaba de sorprenderse con las chispas de humor e improvisaciones de Alberto Estrella.

El histrión personificaba a un carismático Subsecretario, en una conferencia sobre “Las paradojas del espacio-tiempo”, quien dejaba incluir su propia agenda, al pedir al público su apoyo para la precandidatura de la presidencia de su Asociación.

En la obra, en medio de situaciones cada vez más absurdas, la Doctora Dorothy Nieblas (Emoé de la Parra), intentó dar su conferencia, siendo interrumpida sin cesar por el Subsecretario, mientras un extraño, representado por Víctor Carpinteiro, se exhibía envuelto en una toalla por detrás del escenario. Carpinteiro también representó el personaje de un profesor científico gran admirador de Kafka. Tres complejos personajes compartiendo escenario gracias a la imaginación, en tiempo y espacio, desde Praga, Ciudad de México, o los montes Apalaches de Norteamérica. 

Hay obras escritas para que uno de los personajes se luzca, más Perdida en los Apalaches no funcionó así.

Las actuaciones de Alberto Estrella, Emoé de la Parra y Víctor Carpinteiro estuvieron a la altura del reto que representaba ganarse a un público acostumbrado comedias más ligeras y diálogos menos complejos.

Perdida en los Apalaches es una obra  divertida, ágil e ingeniosa, la cual se nutre de un escenario minimalista, y una comicidad muy original es dirigida por Gema Aparicio.