Diseñados para triunfar pero programados para perder

Por José Pablo Valenzuela

¿Eres bueno con las computadoras? No nos adelantemos a asumir lo que esta pequeña pregunta plantea, cuando pregunto si eres bueno me refiero a conocer el funcionamiento completo de estas asombrosas máquinas, el agregar y desinstalar programas, protegerla adecuadamente para evitar algún tipo de daño, etc. Ahora, tengo la certeza de que la respuesta de muchos podrá ser un “sí”, sin embargo, es aún de mayor importancia saber si estas personas conocen el funcionamiento de su mente.

Ahora, con respecto al conocimiento adecuado de la propia mente, a mi parecer, algunos podrían contestar que sí lo tienen y la mayoría responderá que no. Para aquellos que creen conocer su mente de la manera adecuada y viven en un estado desmotivado, de queja y en general una visión negativa; tengo para ellos una regla (no escrita) que he aprendido con el paso del tiempo: “No importa cuánto sabes, sino cuánto aplicas en tu vida”.

Es sorprendente la cantidad de similitudes que puedes encontrar entre tu mente y una computadora; por ejemplo, tú como usuario tienes control sobre la información que entra a estas, qué programas utilizar y a ambas de no tener el cuidado suficiente puede entrar un virus. Sobre estos virus existen distintos tipos, están los considerados “Low virus”, no dañan mucho pero son un poco estorbosos para las tareas básicas; los “Medium virus” alentan cualquier tipo de proceso; y los “Trojan Virus” pueden acabar completamente con tu PC y contigo.

Las personas tenemos virus a nuestro alrededor, mismos que debemos identificar y decidir qué anti-virus utilizar para proteger nuestra mente. Antes de optar por uno de estos anti-virus, es importante conocer cómo es que estos entraron a nuestra mente. Se dice que cuando el consciente está ocupado el subconsciente está vacío y es ahí el momento cuando el virus entra a nuestra mente, ejemplos de virus pueden ser la típica expresión que utilizamos con nuestros hijos: “gordito”, “enfadoso”, o la típica broma que nos hacemos nosotros mismos al mencionarnos entre risas; “estoy bien wey”, “yo no sirvo para esto”, por mencionar algunos casos.

El problema de estas frases es que como lo decimos entre risas y bromas asumimos que el cerebro lo toma de la misma manera, Pero no es así, el cerebro no bromea. Recuerda que mientras tu consciente está ocupado trabajando, platicando, viendo TV, etc.; mientras tú te dices estas frases, tu subconsciente está vacío absorbiendo toda la información. Esto me lleva a recordar una frase que, a muchos puede no gustarles, pero en lo personal creo que tiene mucho sentido: “El ser humano está diseñado para triunfar pero programado para perder”.

Cuando el cerebro quiere tomar una decisión lo que sucede es que se detiene para buscar información y si este está repleto de información negativa, bromas y juegos “sin importancia”, ¿de qué manera crees que entonces has de actuar y pensar la mayoría del tiempo?

Una solución para este problema es instalar un “anti-virus” a tu mente, escuchar, leer y ver videos motivacionales, de aprendizaje, etc., para que esto te ayude a tener la mentalidad necesaria pero ser un mejor “tú”. No importa si no grabas palabra por palabra que sale de audiolibros, música, videos, libros; recuerda que tu subconsciente está vacío cuando tu consciente se ocupa.