Discapacidad física y transporte público: “Falta mucho por hacer”

Personas con discapacidad física reconocen que el gobierno ha comenzado a adecuar el transporte público para mejor servirles, pero aún les es difícil desplazarse. Fotografía: Cortesía

Por Ilse Casillas y Martín Méndez Pineda

Tijuana.- En una ciudad en constante circulación, y siendo el municipio más poblado de México, el transporte público ha sido un tema de gran discusión en Tijuana, pero un punto que se ha tratado pocas veces ha sido la falta de infraestructura y preparación para atender a las personas con discapacidad física.

En 2018 la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California (CEDHBC) señaló que el Estado “debe proveer los servicios, como el transporte público, e instalaciones físicas necesarias para asegurar el goce de los derechos de todas las personas en igualdad de condiciones, incluido desde luego el derecho humano a la accesibilidad”.

Ante esto, Mary Angulo, persona que tiene discapacidad física y reside en Tijuana señaló que aunque la situación ha visto mejorías “falta mucho por hacer”.
Angulo es creadora y administradora del grupo “Emprendedores con discapacidad, luchando contra la adversidad”, el cual nació hace casi 7 años, impulsado por el interés de “promover la inclusión de las personas con discapacidad en todos los sentidos”.

En entrevista vía telefónica relató que la deficiencia en el transporte público en Tijuana ha representado una problemática para realizar sus actividades de manera cotidiana.

“Tú andas por el Centro, tomas un taxi o una Calafia y lamentablemente no cumple con las herramientas que uno necesita para poder acceder sin dificultad. Son pequeñas o grandes barreras con las que uno se encuentra día al día al salir, al querer tener una vida normal al salir de las calles”, denunció Angulo.

Agregó que si bien existen algunas asociaciones o dependencias de gobierno que ofrecen el servicio de transporte adaptado, éste no cubre a toda la población.

“Cuando me toca a mí salir a la calle veo que hay mucho por hacer: que haya calles más accesibles, que haya rampas y que no falten en ningún establecimiento, que tengan las medidas adecuadas, porque a veces te encuentras con algunas donde para una persona en silla de ruedas es muy difícil desplazarse por ella”, afirmó.

Refirió el ejemplo de otros países, como Estados Unidos, ya que “como persona con discapacidad no batallas porque las calles están accesibles, los transportes están accesibles, los choferes están capacitados”.

Consideró que es importante “tomar esas diferencias para poder ponerlas en práctica en nuestra localidad y no solamente en Tijuana, sino en todo el país”.

Un buen paso: El SITT

Un paso a favor, nombró, fue la incorporación del Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT), el cual cuenta con adecuaciones para brindar el servicio a las personas con dificultades de movilidad, entre las que destacan: rampa de acceso, espacio para silla de ruedas, asientos preferenciales con mayor amplitud para usuarios con movilidad reducida, acceso a nivel de piso, botón para indicar el descenso de la unidad y la asistencia del operador.

Otra característica de los autobuses del SITT es la señalización del camino podotáctil en las estaciones y terminales para personas con discapacidad visual, siendo ésta un sistema de información en el piso de color amarillo que facilita el desplazamiento y orientación al ser detectada por la pisada o el bastón del usuario.

Inaugurado en el 2016, el SITT cobra a las personas con discapacidad la tarifa de siete pesos para hacer uso de la ruta troncal El Refugio-Centro, presentando la credencial del Sistema DIF.

No obstante, las problemáticas que han rodeado al Sistema Integral de Transporte de Tijuana, destacando principalmente su ubicación y falta de rutas hacen que este proyecto no represente una opción viable para los miles de tijuanenses que viven con discapacidad.

Además, las principales rutas que cubren la ciudad siguen sin tener una infraestructura adecuada, además de la capacitación para los choferes que son necesarias.

“Pienso que falta mucho por hacer, pero espero que conforme vaya pasando el tiempo, estos factores, estas barreras de la infraestructura ya no sea un problema”, expresó Angulo.

Resaltó los esfuerzos de personas comprometidas con ayudar y con promover la inclusión, y la importancia de que el Estado y la sociedad tomen mayor conciencia respecto a las personas con discapacidad y adopten las medidas necesarias para fomentar un trato digno y en igualdad de condiciones.

“Tengamos o no tengamos discapacidad, creo que el hecho de ser empáticos, de comprender, de ponerse en los zapatos del otro, ayuda mucho”, consideró.

Prometen cambios

En la ciudad existe una carencia en la infraestructura de espacios adecuados para personas con discapacidad, reconoció Baltazar Gómez Ruiz, secretario general de la CTM (Confederación de Trabajadores de México) en Tijuana, que representa a las líneas Azul y Blanco, Verde y Crema, así como Altisa.

Apuntó que se ha solicitado a las autoridades municipales y estatales la instalación de paradas de pasaje con las condiciones necesarias, como rampas y pasamanos.

“El tema de trasladar a personas con discapacidad es algo importante, por eso el gobierno ha comentado que las unidades del SITT ya traen la manera de trasladar a estas personas, contando con espacios designados para la gente con silla de ruedas., Ahora que arranque el Metropolitan Bus, será adecuado al sistema metropolitano de transporte”, indicó en referencia a las nuevas rutas alimentadoras al SITT.

Gómez Ruiz explicó que en la próxima semana el Instituto de Movilidad sustentable la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, brindará una capacitación a los más de tres mil trabajadores del transporte público, en la que les sensibilizarán sobre cómo tratar a personas con discapacidad.

“Los paraderos del SITT son las casetas que ya tienen accesos para personas con discapacidad, pero nos hace falta todavía muchas en todo Tijuana”, añadió. “Tenemos que tener paraderos que correspondan como ascenso y descenso de pasaje y en esos lugares todavía falta mucha infraestructura por parte del gobierno, tanto municipal como estatal, para poder adecuar las rampas”.

El líder de la CTM dijo que debido a la falta de áreas de ascenso y descenso en general, los conductores han sido multado por subir a personas con discapacidad en áreas donde no está permitido el abordaje, esto por falta de señalamientos.
“Hemos solicitado áreas de ascenso y descenso de pasaje en toda la ciudad de Tijuana, no sólo en la ruta principal como las del SITT, sino que también para poder educar al pasaje y no nos paremos en cada esquina, sino que tengamos lugares como debe de ser, bien ubicados, y poder parar en zonas específicas”, dijo Gómez Ruiz.

“Nosotros sufrimos en carne propia las infracciones diarias por estar levantando pasaje en zonas no autorizadas; entonces, una es que no hay lugares y la otra es que no le podemos exigir al pasaje que se paren en zonas permitidas. Pero no podemos obligarlos. Sin embargo, si (tuviéramos) lugares establecidos sería más fácil así educar a los compañeros y los usuarios”, agregó.

Además, se está contemplando modificar algunas unidades de transporte masivo, pues reiteró que contar con espacios destinados para personas con discapacidad debe ser prioridad.

“En la cuestión de los taxis es muy difícil la modificación de las unidades, es muy difícil adecuar un espacio para silla de ruedas. Pero en cuestión de los transportes masivos, como los camiones, sí hay manera de poder hacer una adecuación para que puedan llevar por lo menos un espacio para personas con discapacidad”, detalló.

“Esta capacitación está por arrancar esta semana y no es exclusiva para el tema de cómo tratar al usuario con discapacidad”, adelantó, “es un curso completo y entre ellos va el darle un buen servicio a este sector”.

Ir a: El Derecho a la movilidad