Dice no a incremento del IVA el Congreso local

MEXICALI.- El Pleno del Poder Legislativo del Estado, aprobó por mayoría una proposición con punto de acuerdo por el que se exhorta al Presidente de la Republica, Felipe Calderón Hinojosa, en rechazo al incremento del 5% al Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la frontera norte, el cual fue presentado en tribuna por el Diputado Carlos Murguía Mejía.

Respaldado por las fracciones parlamentarias del PRI, PVEM, PT y PEBC, el Diputado tijuanense señaló que en días pasados, se han escuchado voces sobre la intentona del Ejecutivo Federal de incrementar al impuesto al Valor agregado (IVA) al 16%, en esta frontera, para homologarlo con el resto del país, generando fuga de capitales hacia el sur de Estados Unidos, ya que actualmente el impuesto a la venta en el país vecino es del 7.75%. 

Esta noticia, dijo, generó un rechazo unánime por parte del Gobierno del Estado, los presidentes municipales y los representantes de la iniciativa privada de Baja Califiornia, es por ello, que solicitó al Congreso del Estado, unirse a este bloque que rechaza el aumento al impuesto, ya que además de la merma en los bolsillos de los ciudadanos, inhibirá el crecimiento de la región por la falta de recursos en los flujos de efectivo, dejando en mayor desventaja a los empresarios y comerciantes de la región fronteriza.

“Una medida que daría impulso a nuestra frontera es homologar el impuesto al consumo, en los mismo términos que presenta el sur de California, dando competitividad al sector económico y con ello se generarían nuevos empleos. Entre los efectos inevitables, al entrar en vigor la pretendida modificación al Impuesto al Valor Agregado (IVA) con una tasa del 16% en la frontera norte, se esperaría que los precios de los productos aumenten, incluso los intereses crediticios que otorgan las tiendas departamentales y bancos”, expuso. 

Murguía Mejía detalló que existen al menos 3 consecuencias importantes del pretendido incremento, que son:

1.- El sector inmobiliario, sobre el cual no se establece un incremento o un gravamen mayor, en cualquier compraventa, sin embargo, el aumento de los productos primarios para la construcción, lleva implícito un incremento a la casa habitación, elevando las hipotecas de la clase obrera.

2.- Las empresas que otorguen créditos para la compra, con pagos parciales, aumentarán sus intereses y aunque legalmente no está permitido el cobro de intereses sobre intereses, el banco cobrará un interés por el uso de una tarjeta de financiamiento, por lo que si un usuario acumula sobre el numero de tarjeta un interés moratorio, sobre esa cantidad, la empresa cobrara el 16% mes con mes.

3.- Con esta misma sorpresa los que arrienden un local o adquieran un producto u obtengan un financiamiento de algún banco, tendrán que pagar mucho más por los intereses que por el capital de la cosa, en arrendamiento o adquirida.

“Esta acción del Ejecutivo Federal, contraviene con la situación económica del país, que cada día es mas grave y afecta a la clase trabajadora y a los sectores productivos de Baja California. Por otra parte los precios de la canasta básica presentan incrementos diarios, que hacen inalcanzables los productos, para mal comer”, advirtió.

“La avalancha de los impuestos que ha impulsado la actual administración federal, ha sido un detonante, para que la carestía agudice la crisis que padece cotidianamente el pueblo mexicano. Recordemos que la presente administración del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, presentó una reforma fiscal en el año del 2008, en donde se crearon el Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU) y el Impuesto a Depósitos en Efectivos (IDE), así como los incrementos mensuales a las gasolinas, generando mayores recursos a esta administración”, aseguró.

El Diputado representante popular manifestó que esta disposición es atentatoria contra la economía de los bajacalifornianos y de los sectores productivos de la región.

Hemos sido testigos fieles de que en otros países los gobernados han tomado las calles y las plazas públicas en son de protesta, por los incrementos a los impuestos o por la falta de políticas publicas que ayuden a combatir la pobreza.

“Estamos a favor de bajar los impuestos y recaudar más, aumentando la base gravable, regularizando el mercado informal, eliminando los privilegios fiscales, eficientando el gasto administrativo y mejorando el régimen fiscal de PEMEX”, agregó.