Detectan importación ilegal de 5 millones de vehículos

El Senado de la República realizó en la Ciudad de México el Foro “La importación de autos usados en la zona fronteriza Norte, en el que participaron comerciantes inquietos por las condiciones que se han venido presentado en relación a la venta de autos usados y a la fuerte problemática que aqueja a este sector.

Si bien es cierto, la economía de la frontera se ha visto fuertemente golpeada y este sector ha sido uno de los más dañados debido a las normas que rigen esta actividad comercial, desde principios del 2013, la Cámara Nacional de Comercio de Tijuana, a través de Karim Chalita Rodríguez IV presidente de este organismo empresarial y Gilberto Leyva Camacho, presidente del grupo especializado de autos usados, se han acercado a las distintas autoridades para que se revisen los mecanismos legislativos con el fin de prevenir la internación e importación de autos ilegales, pues esto daña severamente la economía nacional, así como genera contaminación y propicia una gran corrupción al país

Se tiene detectada la importación ilegal a México de 5 millones de vehículos, lo que ha generado una gran corrupción, alcanzando cifras de 5 mil millones de dólares esto a través de los amparos, por lo cual en nuestro carácter camaral, venimos a solicitar al Presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos Norte el apoyo para resolver esta situación que poco a poco a terminado con el comercio de autos usados en la región fronteriza.

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos es que hay amparos que protegen la importación de autos que no cumplen con las especificaciones técnicas establecidas en la ley, y esto ha dado pie a abusos y a que no se cumpla la ley en beneficio de la población.

Para nosotros es de suma importancia que se nos de este tipo de espacios en donde se de a conocer y proporcionemos información a las autoridades sobre la realidad del sector que representamos, para que así se elaboren propuestas propositivas para el sector, enfatizó Chalita.

Al foro también se dieron cita la senadora Marcela Guerra Castillo, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte e integrante de la Comisión de Fomento Económico, quien  apuntó que su posición es a favor de un nuevo concepto de democratización del mercado de automotores, a partir de un reordenamiento que permita el acceso al mismo a todos los mexicanos.

Aclaró que el Senado es aliado de la industria automotriz la cual no está en contra de la competitividad que puedan representar autos usados de importación, pero sí hay un rechazo a los autos ilegales, pues “la ilegalidad es un cáncer que aniquila posibilidades de crecimiento sostenible”.

Por su parte, el senador Francisco de Paula Búrquez Valenzuela, de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial, se declaró a favor de la ampliación del decreto que permite la importación de autos de EU, así como de los mecanismos como el amparo interpuesto por propietarios de muchos de ellos, al considerar que representan una ventaja en la economía de las familias del norte del país.

Calificó a los automotores como “una herramienta de trabajo para muchos, para los cuatro millones de automovilistas en el país que no pueden comprar un auto nuevo y a quienes les quitamos su libertad de elegir por ellos mismos”.

Afirmó que al restringirse la importación de autos usados se genera “un gran mercado negro… no tan grande como el de las drogas, pero sí el segundo. ¿Por qué el gobierno sigue negándose en legalizar?, porque ese mercado negro le da mucha lana a mucha gente”.

Estableció que también se opone a la legalización de la importación de autos usados la industria automotriz, la cual “tiene un gran lobby, y esto no es malo, es bueno, este lobby está representado por gente prominente; pero los legisladores necesitamos ver el interés de todo

México… y no estoy de acuerdo en tantas trabas a la importación… si fueran tan malas las franjas fronterizas no serían las más desarrollada del país”.

Durante el foro presentamos información sustentada, donde se establece que, además de la creciente corrupción, el comercio legal de automóviles nacionales, nuevos y usados, enfrenta otro problema: la ampliación en dos años del decreto que permite la importación de autos usados, pues esta ha derivado en que el traslado ilegal de automotores a territorio nacional haya crecido en mil por ciento, por lo que actualmente 95 por ciento de los unidades que se venden en las entidades fronterizas son de procedencia ilegal, manifestó Chalita Rodríguez.

De acuerdo al Apéndice 300-A-2 del capítulo de Vehículos Usados del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en el apartado C, “a partir del 01 de enero de 2013, México no podrá adoptar ni mantener una prohibición o restricción a la importación de vehículos originarios usados, provenientes de territorio de Canadá o de Estados Unidos que tengan por lo menos seis años de antigüedad”.

La información fue entregada también a otros senadores participantes, como los presidentes de las comisiones de Comercio y Fomento Industrial, Héctor Larios Córdova; Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ninfa Salinas, así como a diputados federales que fueron invitados especiales y representantes del sector automotriz.

Los senadores recibieron también recomendaciones de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para reordenar la importación de autos usados.