Después de todo

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Fue una temporada intensa para los Xoloitzcuintles. No solo se reencontraron con el triunfo en casa, el cual se les había negado por más de una temporada, si no también se alejaron considerablemente de los puestos bajos de la tabla porcentual y de paso lograron un liderato inesperado por muchos. Quizá el torneo concluyó con una caída estrepitosa en el inicio de la liguilla, pero no se puede olvidar la excelente fase regular que vivió el plantel tijuanense. Entre todo eso es cierto que hubo altibajos, sobre todo cerca del final del torneo, pero algo que siempre fue constante fue Federico Vilar con sus grandes actuaciones en el transcurso del torneo en su resurgimiento como cancerbero de calidad y confianza.

Y sí, el mismo Vilar que fue cuestionado mucho por la afición e inclusive en repetidas ocasiones en esta columna  tuvo una temporada de ensueño y fue pieza clave en el esquema de Miguel Herrera en la obtención del liderato general. Quizá por esto último es que decidió anunciar públicamente su retiro del futbol profesional hace apenas unos días. No con la obtención del campeonato, como lo pudo haber planeado en algún momento, pero si con una gran campaña defendiendo los colores del conjunto de Tijuana. Le costó trabajo encontrar su mejor nivel cuando llegó a Xolos y suplir a un héroe del equipo como Cirilo Saucedo es cerca de imposible, pero nunca bajó los brazos y al final será recordado afectuosamente por la afición fronteriza por el reciente liderato. Se habló mucho al inicio del torneo de como Herrera le habría pedido personalmente a Vilar que jugara una temporada más, asegurándole que tenía mucho que aportar aún al equipo, y eso quedó más que aparente al cierre de este año futbolístico. Ahora, a sus 39 años de edad y tras haber militado en distintos equipos mexicanos por más de 13 años de su carrera como futbolista, el veterano arquero argentino se retira de las canchas en búsqueda de otros proyectos relacionados con el futbol en su país natal.

Es difícil saber en este momento quien ocupará la vacante debajo de los tres palos, pero no hay duda que se tiene un gran arquero en Gibrán Lajud. El olímpico mexicano ha demostrado en repetidas ocasiones que está listo para ser el portero titular del conjunto canino, pero el que tiene la última palabra al respecto es Herrera. Inclusive se podría dar un reencuentro inédito entre Moisés Muñoz y el Piojo en el equipo de Tijuana tras la llegada de Agustín Marchesín al América, gracias en parte a la gran relación forjada durante la estancia del técnico en Coapa, pero esto ya es mera especulación.

Después de todo el ahora ex arquero Xoloitzcuintle se va con la frente en alto, demostrando que el talento no conoce edad y que en base a trabajo y esfuerzo siempre se puede dar más. Gracias por una excelente temporada y toda la suerte del mundo para el eterno 3.

Compartir
Artículo anteriorSe les va hasta el .500
Artículo siguienteOrlando y el Hyundai