Despedidas del 2011

Por Guadalupe Rivemar Valle

giralunas5@hotmail.com

Después de una brevísima pausa por la temporada navideña donde las cenas, o el recalentado de pavos, romeritos y bacalao han estado a la orden del día, igual que el ponche de frutas, o los chocolates y bufandas que van y vienen, de un lado a otro, llega la hora de calentar motores y entrar de lleno al 2012. Abundan los recuentos del año viejo y los pronósticos del nuevo año.  Apena saber que algunas personas llegaron a su meta final:  Uno de ellos fue Pedro Armendáriz Jr. estrella del cine nacional. La noticia ya circuló con lujo de detalle por prensa, radio,  televisión, redes y demás. Lamentamos su partida, revisando  una larga lista de películas en las que participó, los premios  recibidos por filmes como la Ley de Herodes y Dos crímenes;  vamos siguiendo los comentarios seleccionados cuidadosamente por el periodista Jaime Chaidez en el Facebook que  nos remite a un tráiler de La pasión según Berenice y en esas  estamos cuando nos impacta otra despedida más cercana,  la de Sergio Dodero, amigo de la cultura local, hombre que  estuvo al frente de la estación del IMER, Radio Fusión 102.5  FM de Tijuana, defendiendo y definiendo un espacio para  la difusión de la cultura local. A Sergio le veíamos siempre  activo aunque discreto, en los distintos escenarios del arte,  moviéndose a sus anchas y haciendo gala de su erudición  en una de sus pasiones que por cierto hereda a sus hijos:  La música. Nuestro abrazo sentido para Mauricio, Eugenio,  Patricio y Sergio. Otros que aquí seguimos, en proceso de  calentar motores para recibir el 2012, si acaso hemos pecado  un poco navegando a la deriva por internet, picando aquí y allá, tratando de evadir los temas serios, dejándonos llevar por la curiosidad, por el  azar cibernético. Queremos divagar entre bebés gorditos que ríen como poseídos  y perritos que cantan; entre aparecidos, enfermos que se congelan en tanques haciendo tiempo para que la ciencia descubra cómo curar sus enfermedades, y ovnis  vigilantes sobre los cerros de Tijuana. Los subsidios de los lecheros, y el alza al precio del transporte público, son temas de interés general que ocupan espacios en la  prensa. Yo les puedo platicar con cierta molestia que el meritito día 24, en sesión  de cabildo se votó a favor de la venta del edificio de lo que era la cárcel de la Ocho,  pues dice el Presidente Municipal que el dinero de la venta se invertirá en reactivar  la zona centro de Tijuana. La cuestión es que con esta decisión se echa por la borda  un acuerdo donde ese espacio era cedido a la administración del IMAC para un  proyecto de cultura. Hay muchos argumentos y varios grupos que pugnan porque  se respete el acuerdo, porque se conserve el edificio y se transforme como acto  simbólico, en un espacio que nos dignifique ante las próximas generaciones, tal  como se ha hecho en otras ciudades, con otras cárceles: Lecumberri o Alcatraz  por nombrar las más conocidas. La comunidad cultural resiente esta decisión pues  cuando hay que hablar de las fortalezas de Tijuana, el arte siempre se menciona  entre lo más presumible, como el botón en el ojal, y sin embargo, artistas y promotores activos, interesados por participar en las políticas públicas del sector, son  descalificados o ignorados. Pero hay que despedir el año alegremente, nos falta el  ritual de las doce uvas en los últimos minutos del año que garanticen la abundancia para el año que inicia. A enfrentar con buen ánimo el reto de la vida, mientras  nos toque seguir…

*La autora es promotora cultural.