Desglose deportivo: Wall en llamas

Jugar la posición de base en la NBA no solamente requiere de un alto nivel de acondicionamiento físico, también requiere una visión y hasta cierto punto imaginación para proyectar el futuro en cuestión de segundos para que las mismas acciones ofensivas tengan éxito en tiempo real.

A continuación les presento al botador más caliente de la liga, John Wall de los Wizards de Washington.

El ex “Wildcat” de Kentucky promedia esta temporada 20 puntos, 8.5 asistencias, y 4.4 rebotes por partido. El nombre de Wall ya es reconocido entre sus defensores en la conferencia del este. Al solamente estar un año en el colegio, el joven de 23 años de edad junto con Kyrie Irving de Cleveland fueron los prospectos con mayor promesa en el “draft”. Y aunque los talentos de Irving fueron rápidamente descubiertos, Wall claramente ha sido el que ha mejorado a su equipo. 

La velocidad y buena defensiva lo caracteriza, catorce robos de balón en sus últimos 14 partidos y a la vez promediando dos por encuentro en lo que va de la campaña. Es un pequeño defensor que enfada a cualquiera que le guste penetrar a la pintura.

En su cuarto año como profesional, Wall ha demostrado también sus habilidades en los controles. Detenerlo en la transición de defensiva a ofensiva es casi imposible por su velocidad, al igual su facilidad para distribuir el balón en la media cancha.

Entre sus talentos, el poder acelerar el ritmo de juego al gusto es su fuerte. Al jugar en un plantel joven como el de Washington, su maduración ha sido lenta pero a la vez lo ha hecho fuerte. El tener un compañero experimentado en el poste como Nene lo ayudará a utilizar la jugada de “pick and rol” en cualquier área dentro de la línea de tres. En el “pick and pop” es donde se debe fortalecer. Su jumper de media distancia y su tiro de tres son áreas que debe trabajar, especialmente su juego de larga distancia.

Este “Speedy González” de 88 kilos y de casi dos metros puede ser una seria amenaza para la división sureste de la NBA, no cualquier “point guard” eleva a una franquicia de peor a quinto mejor en el este.