Desglose deportivo: Una liga de “bullys”

Los Delfines de Miami se estaban sintiendo bien de sí mismos al vencer a Cincinnati en tiempo extra el pasado jueves por la noche, una semana de descanso para alistarse ante un equipo de Tampa Bay que hasta al momento no conoce la victoria, eso los pusiera arriba de .500, hasta que el mundo se les cayó encima.

 

El acusado y la victima

Veterano liniero ofensivo de Miami Richard Incognito se encuentra actualmente suspendido y bajo investigación por supuestamente acosar y abusar emocionalmente de su compañero de posición Jonathan Martin.

Antes de ser seleccionado en el 2005, el ex liniero de la Universidad de Nebraska llegó al proceso de selección como el prospecto número tres en todo el draft. Cayó al fondo de la tercera ronda debido a que los cazatalentos lo catalogaron como un joven que no podía controlar sus emociones dentro y fuera del campo.

Al parecer, esto continuó.

El liniero todo estrella de 145 kilogramos constantemente hacía noticia al ser de los jugadores más penalizados por agresión excesiva, además de problemas con drogas y alcohol. Incognito fue votado entre jugadores y entrenadores como el jugador más cochino en la NFL.

Pero esta vez las cosas se salieron de control.

 Desde la semana pasada surgieron reportes de Miami que Incognito no solo abusaba de él dentro de las instalaciones, pero que también lo acosaba constantemente vía texto y llamadas diciendo que iba a matar a él y a su familia si no hacia lo que le pedía. Entre las peticiones del bravucón, Martín supuestamente se vio forzado en pagar por un viaje de 15,000 dólares a Las Vegas para un número desconocido de jugadores de Delfines.

Asimismo, el “bully” de treinta años le decía epítetos raciales y derogatorios constantemente y enfrente de sus compañeros.

¿Qué opinan los jugadores y ex jugadores al respecto?

La respuesta ha sido sorprendente.

El ex corredor estrella de Miami Ricky Williams le mencionó a los medios que Martin “no estaba hecho para jugar futbol americano y por lo tanto no pertenecía en la NFL”.

Centro Acerero Maurkice Pouncey, receptor Delfín Mike Wallace, y profundo defensivo Gigante Antrel Rolle han aludido en entrevistas separadas que el liniero de segundo año es débil al dejar que estas cosas le pasaran. Agregaron que esos temas se resuelven dentro del vestidor.

Hasta ahora, todos los jugadores que han opinado al respecto apoyando a Incognito.

Para sumar todo este cochinero, es evidente que los entrenadores de Miami no tienen un control sobre sus jugadores. Igualmente se podría decir que la organización carece de liderazgo, tanto jugadores como operadores del club.

Como resultado de esto, Martin actualmente se encuentra en un hospital de ayuda emocional en el sur Florida y los “Dolphins” viajarán a Tampa sin dos linieros ofensivos que han participado en 95% de las jugadas en las últimas dos temporadas. Cabe mencionar que la línea ofensiva de Miami es la peor en cuestión de permitir más capturas esta temporada.