Desglose deportivo: Ajustando con maduración

Por primera vez en cinco años Cam Newton y los Carolina Panthers se encuentran arriba de .500, ¿cuál ha sido la receta esta temporada y como mantenerse así? 

Ninguno cuestiona el talento físico que tiene el ex primera selección del 2011, lo que sí se cuestionaba era su forma en leer trayectorias, poca paciencia dentro del bolsillo, y su necesidad de forzar acciones bajo presión.

 Vamos a dejar por esta ocasión sus asuntos personales fuera de la cancha y solamente analizar al atleta en maduración.

Quizá el ex novato del año no está acumulando yardas aéreas como él quisiera, pero el joven mariscal apenas está reconociendo que las victorias en este deporte efectivamente llegan en equipo.

 

Cambios notables

Ningún mariscal ha tenido el debut como Newton. En su debut profesional, Cam obtuvo más de 400 yardas por aire rompiendo el récord de nada más y nada menos, Peyton Manning.

El nativo de Atlanta está aprendiendo que no se ganan partidos conforme el número de intentos con su brazo, si no la clave está en ser inteligente para seguir con vida para la siguiente jugada.

Ejemplo: Al comenzar el partido ante Tampa Bay Newton sacó una jugada en formación “I” en el cual estaba diseñada para lanzar su pase estando dentro del bolsillo, pero la protección se colapsó y Newton tomó la captura un poco atrás de la línea de golpeo. El Newton de antes desesperadamente hubiera corrido hacia atrás para crear espacio o peor, hubiera lanzado el balón al aire para que seguramente fuera interceptado.

En la siguiente jugada, el ganador del trofeo “Heisman” tuvo buena protección en la línea de golpeo. No encontró un receptor abierto, pero lo que sí encontró fue un espacio donde correr y recuperar las yardas ocasionadas por la captura y más.

 

Hacia donde

En las últimas tres semanas, nadie ha tenido un índice de pasador más alto que el de Newton (130.3).

 Además, ha lanzado menos pero completado mucho más en sus pases.  Su porcentaje de 77.3 en pases completos ha sido el mejor de su corta carrera.

Cabe mencionar que no todo el éxito se le acredita al capitán del equipo, los frontales defensivos ha parado todo tipo de acarreo esta temporada permitiendo solamente 79.3 yardas por partido, segunda mejor marca en la liga.

Ahorita Los Panthers deben de aprovechar su sorpresivo ataque terrestre que está clasificado como el octavo en la NFL con 130 yardas por partido, y combinarlo con la habilidad nata de Newton al usar sus piernas cuando las requiera. Ya que eso funciona, los huecos para el pase se abrirán naturalmente.

Esta organización sureña tiene mucho futuro con Cam Newton en el volante, especialmente si sigue madurando como lo está haciendo.