Desglose deportivo: Acariciando el Récord

Acabamos  de presenciar la segunda racha ganadora  más larga en la historia del baloncesto profesional; 23 victorias consecutivas. Los Rockets del 2007-2008 tenían esa marca. Ahora, el Heat sólo está a 10 juegos de alcanzar ese récord.

El antiguo equipo de los Lakers dirigido por el gran Jerry West en la temporada de 1971-1972 tiene la marca actual de victorias al hilo, todos los expertos predijeron lo imposible que era alcanzar esa marca, yo creo que es más que posible.

En una noche que todo parecía ir en contra del Heat, de manera dramática el equipo conducido por LeBron James logró recuperarse de un déficit de 17 puntos para lograr mantener la racha invicta. Quedando poco más  de cinco minutos en el segundo cuarto, Wade le robó el balón a Jason Terry cerca de la media cancha y la jugada que impulsó el regreso se empezó a formar; Wade para Chalmers, Chalmers para Noris Cole, Cole con un alley oop para James, y la clavada de poster encima de Terry inspiró el regreso. De ahí, el Heat no pudo ser frenado. Denle algo de crédito a Terry en tratar de parar la clavada del rey, pero realmente no tuvo ninguna oportunidad.

Previo a ese encuentro, la escuadra de Boston estaba caliente en su casa, 11 victorias consecutivas en el TD Garden.  A pesar de estar sin Rondo y sin Garnett debido a un esguince en su muslo izquierdo, Boston dominó  la mayor parte del partido. Jeff Green tuvo una marca personal de 43 puntos, y Paul Pierce contribuyó con 17 puntos. Sin embargo, Pierce falló un tiro de tres puntos que les daría la victoria quedando tres segundos en tiempo regular.

Con un tiro cercano a línea de tres, el rey anotó la canasta del triunfo quedando 10.5 segundos por jugar.  37 puntos, 12 asistencias, 7 rebotes, 2 bloqueos  y 2 robos de balón fue la marca de James el lunes por la noche. Es el tercer jugador en alcanzar esa marca en Boston desde 1985-1986, acompañando a Scottie Pippen y a Clyde Drexler.

Para esto ya no se trata tanto de una racha de equipo. Se trata del mejor basquetbolista en el planeta y la forma en que gana partidos por su propia fuerza y voluntad. Cuando el equipo ya no puede más, James literalmente los eleva en sus hombros y los carga a la victoria. Quince puntos en el cuarto cuarto. Y cuando no se le dan los tiros en el perímetro como en el juego ante Atlanta el 12 de marzo que solo anotó 13 puntos, alguien más toma el rol de líder y sobresalen. Eso hasta da miedo.

Michael Jordan mencionó en una entrevista lo siguiente: “No es tan difícil descifrar el juego de James, si se apoya hacia la izquierda va hacia el tablero, si se apoya hacia la derecha botará y levantara un jumper”. Pues de todas formas con esa fórmula, nadie lo paró. Se dice fácil, pero defenderlo es casi imposible.

Boston era el único equipo del este que en papel le podía arruinar la racha a Miami. Sus siguientes rivales son: Cavaliers, Pistons, Bobcats, Magic, Bulls, Hornets. Esta racha histórica puede continuar. Pero para mí, su verdadera prueba será el 31 de marzo ante los Spurs de San Antonio.