Desde Holanda: Curiosidades políticas

El miércoles 19 de marzo hubo elecciones locales en Holanda. Las campañas políticas duran unas semanas y para exponer los carteles de los diferentes partidos, se ponen en varios puntos de las ciudades unos espectaculares provisionales divididos con líneas y marcados con números para que todos tengan un lugar. No hay caos, no hay postes tapizados, no hay contaminación visual y al terminar las campañas nadie deja basura electoral.

El ambiente se vio un poco contaminado por los posters que el PVV (Partido por la Libertad) colocó en Rotterdam: “En Rotterdam hablamos holandés”.  Otra clara muestra de su líder Geert Wilders, contra la “islamización” de Holanda. El tema de los musulmanes ya no le interesa al votante, hay cuestiones más importantes en juego como la reducción de subsidios para gente que necesita cuidados permanentes, el desempleo, los impuestos y las pensiones.

Pero pasando a otros asuntos políticos más ligeros, he aquí una lista de curiosidades:

  •  Aquí no gobierna el partido que gana. El Ministro Presidente sale de ahí, pero para gobernar se necesitan hacer coaliciones entre partidos.
  •  Un Ministro de Finanzas prohibió a sus funcionarios hace una década usar calcetines blancos, pues “transgreden los límites de un comportamiento decente en el atuendo”.
  •  Hace un par de años ya hubo un escándalo cuando un político se presentó en la cámara con ropa deportiva.
  •  En 2006 hubo un intento de registrar un partido político de pederastas.

 

Para votar llega por correo un pase que se tiene que presentar, junto con una identificación válida, en la casilla. Este pase lo emite el ayuntamiento, que es el que tiene registro de sus habitantes y su situación.  Debido a que este pase es personal y se entrega al sufragar, es posible votar en cualquier casilla. No hay credenciales de elector.

Este pase llega con un par de semanas de anticipación y al reverso está impresa una carta poder. Si se va a estar fuera del país el día de las elecciones, que por cierto, nunca son en fin de semana, otra persona puede votar por él. Es cuestión de confiar en que el enviado votará por el candidato que le han indicado, pues la boleta de votación la entregan en la casilla, no es el pase en sí.

Sobre los problemas que han tenido los políticos sobre su vestimenta, debo decir que no por nada aparecen los holandeses en los primeros lugares de los más fachosos de Europa. Se visten como si hubieran asaltado un tendedero; rayas con cuadros, lunares con flores, combinaciones imposibles de colores. Esto parece ser más grave en presentadores de noticieros en televisión; hablan del avión desaparecido y yo no puedo dejar de mirar la horrible corbata que no combina con nada.

Es común ver hombres de todas las edades usando pantalones color salmón o zapatos azul añil, y mujeres de todas las edades usando leggings con estampados de tigre. Los profesionales de élite aceptan que se visten mejor cuando tienen algún negocio que atender en Francia, Italia o España. La mujer común no tiene ningún vestido largo en su guardarropa y el hombre tiene solo un traje, para entrevistas de trabajo o funerales.

El código de vestimenta es informal tanto en el trabajo como en el ámbito social. Admito que fue un poco traumático ver gente en pantalones de mezclilla, camisetas y shorts en mi boda. Ahora veo las fotos de los candidatos para las elecciones del miércoles. Creo que aquí y en China la imagen es importante, así que por ejemplo este hombre ya podrá tener las mejores ideas del mundo, pero con esa pinta no tendría mi voto.