Desde Holanda: Blue Monday

Según los holandeses, el día que escribo esto, el lunes 20 de enero, es el día más deprimente del año. Es el tercer lunes de enero, las vacaciones de primavera están lejos, los días son cortos, grises y lluviosos y ya nos dimos cuenta que no hemos empezado a cumplir con nuestros propósitos de año nuevo.

Yo creo que aquí mis paisanos, son unos Sisis (si, como la emperatriz). Como si no hubiera mil motivos más importantes para deprimirse en este país.

Tras extrañar a mi familia y amigos, el segundo de mi lista sería que es casi imposible encontrar el corte adecuado para hacer carne asada. Aquí tienen una repulsión enfermiza por la grasa, así que los cortes de carne son magros, ideales para lograr el sabor cartón si se ponen en el asador.

Otro buen motivo serían las fiestas de cumpleaños. Al llegar a la casa del festejado, hay que felicitar a todos (no me pregunten por qué, así es la costumbre), luego se sienta uno en la silla agregada al círculo de invitados y se procede a tomar café con un pedazo de algo que llaman pastel, pero que es 99% crema ultra azucarada y 1% pan.

Esto es requisito indispensable antes de pasar a la cerveza o al vino; pedir directamente alcohol es considerado de mala educación. No hay música ni baile, y la mayoría de las citas serán después de la hora oficial de la cena, así que nada de esperar comida.

Las vacaciones son muy importantes para los holandeses. De entrada en cualquier trabajo todo mundo tiene derecho a cinco semanas de vacaciones pagadas. Este es el motivo principal por el cual mi marido no se convence de irse a vivir a México o a Estados Unidos. Pero volviendo al tema del lunes deprimente ¿cuándo empiezan las vacaciones de primavera por las que los holandeses se deprimen en el Blue Monday? El 15 de febrero.  Lo dicho, Sisis.

¿Otro motivo para deprimirse? Embarazarse y dar a luz en Holanda. El control de los embarazos los llevan las parteras (si, parteras, como en la edad media). Se puede elegir dar a luz en la propia casa o en el hospital. Si se elige el hospital no se verá una rodeada de médicos y especialistas. La partera que ha llevado los controles del embarazo irá al hospital y se hará cargo del alumbramiento, junto con las enfermeras que trabajan ahí y uno que otro estudiante en prácticas.

El acceso a la epidural tiene solo un par de años de existencia, y que le den a una algo para el dolor tiene más requisitos que los que se necesitan para comprar mariguana en cualquier coffee shop del país. A las dos o tres horas de haber dado a luz, si todo está bien, madre e hijo son invitados a irse a su casa.

Lo paradójico del caso es que según el índice de felicidad mundial 2013, Holanda está en la cuarta posición, mientras que México está en el lugar 16. Además, según un estudio publicado por la Universidad de Warwick, del Hamilton College y de la Universidad de San Francisco, los países más felices del mundo son también los que tienen las tasas más altas de suicidios. Entonces en el lugar 16 estamos bien.

En el Blue Monday no voy a buscar motivos para deprimirme, mejor disfruto del delicioso queso holandés, llamo a mis padres con una tarifa mucho más barata que la que les ofrece a ellos Carlos Slim, veo mi hermoso ramo de tulipanes, me hago una torta con aguacate y chicharrón (si, también existe aquí), y pongo a los Cadillacs. ¿A quién le importa que llueva o que no haya empezado la dieta?