Desde el Barrio Logan

Por Guadalupe Rivemar

Barrio Logan ya no es lo que era antes. Hace algunos años, para que negarlo, al mencionar al Barrio Logan, había que hacerlo  en voz baja.  Y con seguridad  si alguien lo hacía,  era porque  se traía entre manos  algo turbio  e  ilegal, algo relacionado con pandillas, con drogas o con la búsqueda de algún sicario que ajustara cuentas pendientes por encargo de un cartel,  o quizá hasta de algún marido ofendido.  

 

Al entrar por la avenida  principal,  César E.  Chávez Parkway se aprecia  un gran letrero anaranjado con letras amarillas luciendo un diseño a cargo de Vicky Estrada, que remata con  motivos mayas y aztecas; el diseño no fue una imposición, de cierta manera la comunidad misma participó y lo asume como un símbolo que  refleja la identidad del Barrio que comprende apenas 10 calles, de la 16 a la 26. 

No obstante,  ese  resquicio pequeño, oculto debajo del puente de Coronado, no puede ser ignorado  puesto que aquí  se concentran  la intensidad, el color y el espíritu de la mexicanidad.

 Y por supuesto que en medio de todo, lo que se conoce como “el ombligo del mundo” el Chicano Park,   un parque que además de su valor estético, se erige como un símbolo histórico de resistencia social. Por cierto que el parque, este año celebra 45 años de fundación.  

Por fortuna,  la vida de Logan Heights se ha ido transformando en los últimos años para convertirse  en una comunidad  singular, donde el arte rifa y  las nuevas generaciones  se involucran no solamente en actividades comunitarias y creativas, sino que también emprenden proyectos y negocios que se traducen en restaurantes, cafés y galerías de arte.

Cada día son más “las piernas blancas”  que apreciamos trotando o paseando en bicicleta por las tardes en estas calles, dice  Victor Ochoa, uno de los artistas más apreciados por la comunidad, autor de varios murales del Chicano Park.  

Lo cierto es que Barrio Logan se reinventa. El Art Craw por ejemplo, es una ruta establecida para recorrer varias galerías de arte local y otros puntos de interés, este programa  ha llamado la atención de periodistas, promotores y artistas de otras ciudades que llegan atraídos por la nueva dinámica del barrio; se cuenta también con  una estación de radio bilingüe e independiente que le da voz a los residentes de Logan: Radio Pulso del Barrio, our community powered airways; cada vez abren más galerías donde se exploran  proyectos de promoción cultural como La Bodega Gallery and Studios, donde se  realizan de manera permanente eventos artísticos;  y en una caminata vespertina, se abren al paso opciones interesantes de comida mexicana, cafés y  locales con una amplia oferta de cervezas artesanales.

Es cierto que si antes andaba uno por estos lares,  había que hacerlo con sigilo y en voz baja, pero  ahora  hay que contar las buenas nuevas  y  que se sepa, aquí, allá y acullá del orgullo que pregonan los residentes del nuevo y vibrante Barrio Logan.