Denver, el “Rey tuerto”

Por Dante Lazcano

Ante el inicio del súper mercado de la agencia libre de la NFL una cosa me quedó clara ante el proceder de la directiva de los Denver Broncos.

De arranque mencionemos que los equinos contrataron, pensando en igualar lo hecho con Peyton Manning, a un jugador como Case Keenum, quien si por algo se ha caracterizado en su corta carrera de cincos años es que ha cambiado de equipo como de barbiquejo del casco.

Las comparaciones son odiosas, pero entre Keenum y Manning hay un mundo de diferencia y las hojas de estadísticas hablan por sí solas.
Mientras que Keenum ha jugado con seis equipos en cinco campañas, Manning, pese a que andaba con la cobija arrastrando con su mochilita al hombro en busca de chamba tras una prolífica carrera con Indianápolis, al final lo hacía con un anillo de Súper Tazón, y haber perdido otro. A partir de ahí empezamos con las diferencias.

La vara es muy alta para el ex Viking pues de arranque ya se convirtió en el último agente libre en el que la directiva invierte muchos millones de dólares esperando que entregue resultados a la brevedad, pero con el talento que cuentan anticipo muy complicado que pueda llegar al Super Bowl en por lo menos dos años, aunque ese es otro tema.

Lo que me parece súper preocupante, y seguramente también a los seguidores del equipo naranja y la directiva, es que no han sido capaces de desarrollar el talento de jugadores en la posición que han llegado a la franquicia pues desde que partió John Elway han desfilado 17 pasadores en 19 años, lo que significa que en promedio han tenido 1.18 pasadores por año.

Sólo el tiempo dará la razón a Elway, quien es el encargado de tomar las decisiones de contratar jugadores pues tiene toda la confianza del dueño de la franquicia, y no porque ya le funcionó la formula con un jugador probado y temido, significa que le volverá a suceder con un pasador que apenas el año pasado llevó a los Vikings a la postemporada.

Si se trata de ser optimistas, quizá la apuesta de Elway va encaminada a que el futuro a mediano plazo el único pasador de nivel de Pro Bowl será Derek Carr, el de los Oakland Raiders, pues no olvidemos que Philip Rivers de Chargers está más cerca de decir adiós que de ganar un Super Bowl mientras que en Kansas City se despidieron Alex Smith, por lo que ante la ausencia de talento pudieran decir que en tierra de ciegos el tuerto es el rey.

Y ya que andamos en el tema de pasadores, luego que Kirk Cousins se fue de Washington a razón de 83 millones de  dólares y Drew Brees con un contrato con valor de 50 millones de dólares, condicionado a lo que suceda en el primero y 27 millones garantizados, se quedará con New Orleans Saints.

Mis dos centavos

Urge y para ayer.