Denuncian represalias por cambio de dirigencia en el PRI

TIJUANA.- El titular de la Comisión Municipal de Procesos Internos del PRI, Arnulfo de León Lavenant, fue cesado esta mañana de sus labores como subdelegado de la demarcación Sánchez Taboada a lo que él califica como una represalia por rechazar la planilla encabezada por el diputado David Lozano para la dirigencia municipal del partido.

De León Lavenant explicó en conferencia de prensa que poco antes de mediodía llegó a las oficinas municipales de la demarcación y justo al llegar, el delegado Alfredo Álvarez Herrera  le manifestó que por instrucciones del secretario de Gobierno, Alcide Roberto Beltrones, quedaba cesado del cargo a partir de ese momento.
 
Relató que el pasado 22 de agosto era la fecha única para recibir los documentos de las planillas aspirantes a la dirigencia del partido a nivel local y fue la fórmula encabezada por Rosana Soto Agüero y Rubén Salazar Limón como presidenta y secretario respectivamente, quienes entregaron la documentación en tiempo y forma. 
 
De acuerdo a Arnulfo de León Lavenant, a veinte minutos de cerrarse la convocatoria llegó el diputado en licencia David Lozano para registrarse, sin embargo su petición fue rechazada al día siguiente, según marcan los estatutos, al carecer de tres requisitos indispensables y tener un padrón de apoyo viciado. 
 
“A las 12:45 me llama el secretario Beltrones y me insta a declarar que todo estaba bien, pero yo no podía declarar eso, después me habla y pregunta por qué tardo tanto en dictaminar si todo estaba bien, pero no podía”, explicó.
 
Y es que, refirió, en la documentación de David Lozano faltaban tres documentos: la carta de no adeudo al partido por parte del interesado, así como una constancia que lo avala de militante, además de que las fotografías no eran las apropiadas. 
 
Además, la planilla de David Lozano contenía un padrón de apoyo viciado, pues varios consejeros aparecen incluso firmando dos veces, sin embargo no se actuaría en consecuencia pues “actuaron bajo presión”.
 
Arnulfo de León aseguró que se negó la planilla del diputado Lozano por carecer de requisitos, aún pese a las presiones que recibió para que permitiera dejar pasar de largo esas omisiones, y si la planilla de Rosana Soto hubiera tenido los mismos vicios, se hubiera actuado igual. 
 
Denunció que en base a la determinación de la Comisión es que se giró instrucciones para que fuera cesado de su cargo en la administración municipal, lo cual calificó de un claro mensaje del gobierno municipal por controlar al PRI en Tijuana. 
 
“Lo que veo es que la administración actual quiere tomar el control del partido, pero el PRI y la administración son diferentes, la gente esperó a que el PRI ganara, y nos dio la oportunidad por el cansancio que tuvo del PAN,  ahora deben de hacer lo correcto y no lo están haciendo”, indicó.