Del Talento Humano y algo más: ¿’Bullying’ en el trabajo?

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

hector.guerrero@medtronic.com

Twitter: @HectorFGuerrero

Es innegable que hoy en día una de las prioridades de las empresas de clase mundial es precisamente mantener un buen ambiente organizacional, ya que se ha confirmado de diferentes formas que un lugar de trabajo en el que sus colaboradores se sienten respetados, motivados y en armonía con sus compañeros, los resultados que se logran son mucho más eficientes, sólidos y efectivos que en aquel con un ambiente hostil, con grupos de poder defendiendo sus intereses independientemente de los de la organización y con prácticas poco edificantes y éticas.

Sin embargo uno de los fenómenos que merma de manera silenciosa el ambiente de trabajo de las empresas hoy en día sin importar el tamaño o trayectoria de las mismas es definitivamente el hostigamiento laboral o también conocido recientemente como “bullying” organizacional.

Al igual que aquel que se da en las escuelas entre compañeros, donde los más fuertes ejercen presión psicológica, llegando frecuentemente a la agresión física sobre los más débiles, también se da en los lugares de trabajo. Solo que a diferencia de las escuelas, el tipo de agresión más recurrente es de carácter psicológico, pero de igual manera termina por dañar a la persona y a la organización con la que colabora.

De acuerdo con el sitio de internet Trabajando.com alrededor de un 55% de la población encuestada han sido víctima del acoso psicológico laboral.

Pero es de llamar la atención que esta conducta en lugar de reportarse al departamento de Recursos Humanos, el 65% las víctimas prefieren resolver su situación cambiando de empleo, aun cuando esto signifique perder antigüedad, beneficios o incluso estar dispuestos a obtener un salario menor al actual. Menciona también este estudio que hasta un 3% de las personas que han pasado por esta desagradable situación que han podido superar el problema con solo ayuda profesional, siendo las mujeres las víctimas más frecuentes.

Está confirmado que un empleado que está siendo acosado psicológicamente reduce enormemente el nivel de su desempeño, y es que al tener que lidiar con esta situación y pensar cómo sobrevivir a la misma, distrae su atención a la consecución de sus objetivos, al grado que su motivación y compromiso con la compañía sea muy poco o casi nulo.

Habrá quienes tengan la valentía de reportar este tipo de circunstancias, pero desafortunadamente serán los menos ya que el temor a las represalias inhibirá cualquier intento.

Por lo mismo, es importante que las empresas incluyan dentro de sus estudios de ambiente organizacional las preguntas o elementos que permitan detectar y medir este fenómeno de “bullying” laboral de tal forma, que se puedan definir y ejecutar acciones que lo erradiquen por completo, ya que una organización que permita o aliente el acoso psicológico laboral, es evidente que no ha superado el nivel más elemental de madurez que es fomentar un ambiente de tolerancia y respeto entre sus elementos, que al final se traducirá en mejores resultados para la misma.

*Presidente de ARHITAC (Asociación de Recursos Humanos de la Industria en Tijuana A.C.) / Gerente de Recursos Humanos Medtronic México.