Del Talento Humano y algo más: Entrevistas por videoconferencia

La tecnología de hoy en día ha impactado un sin número de procesos de toda índole. Algunos se han automatizado de tal manera que la participación del ser humano al momento de operarlos ya es mínima.

Las áreas de capital humano dentro de las empresas también han recurrido a los avances tecnológicos para hacerse más eficientes, y el proceso a atraer y adquirir talento no ha sido la excepción, específicamente en su etapa de entrevistar candidatos.

Hace algunos años la mayor parte de las entrevistas se llevaba a cabo de manera presencial y solo unas pocas a distancia vía telefónica. Sin embargo este último medio no terminaba de convencer a la mayoría de los entrevistadores al tener que dejar fuera de la ecuación elementos como el lenguaje corporal, la presentación, entre otros más.

La necesidad del contacto visual actualmente ha sido subsanada a través de aplicaciones ofrecidas en internet para poder realizar videoconferencias. Existen opciones gratuitas, pero aun cuando se opte por alternativas en las que se requiera pagar algún tipo de membresía, sigue siendo más económico que estar constantemente pagando boletos de avión, hospedaje y alimentos para poder entrevistar a candidatos foráneos.

Lo que es válido recalcar para un candidato es que en una entrevista de trabajo, aunque sea por medio de una videoconferencia, existen algunos aspectos que deben seguir cuidándose y poniendo atención en ellos.

Así como en una entrevista presencial la puntualidad es de suma importancia, lo es también en una de carácter virtual. De ahí que se deben hacer todas las pruebas necesarias antes de la hora acordada, para que el desempeño como candidato no se vea empañado por deficiencias tecnológicas. Tan es perjudicial el llegar tarde a una entrevista en persona, como el conectarse con minutos retraso. Ya que dar la excusa de fallas técnicas es equivalente a culpar al exceso de tránsito vehicular por llegar tarde a una cita.

La formalidad de la vestimenta no debe perderse por tratarse de una entrevista a distancia, ya que al estar visible al entrevistador, la imagen que se proyecta es tan relevante como si la entrevista fuera en persona. Pero más allá de cuidar únicamente la indumentaria, también se debe poner atención que el entorno refleje organización, limpieza y que la luz sea la adecuada. Si el candidato decide hacer la conexión desde su hogar, debe cuidar que no surjan interrupciones familiares o ruidos de mascotas o teléfonos que puedan distraer la atención.

Algo que debe tenerse en cuenta es que cuando se hable, se debe voltear a ver a la cámara y no al monitor, esto para para que el interlocutor tenga la sensación de una conversación más cercana, y tal como sucede en una entrevista in situ, debe cuidarse que la postura al momento de estar sentado proyecte el interés que se tiene sobre el puesto al que se está postulando.

Una entrevista a través de una videoconferencia requiere de los mismos elementos que una presencial en términos de preparación, formalidad, habilidad de comunicar y convencer. Y sigue siendo vigente que aunque la imagen no lo es todo, ya sea virtual o presencial, la primera impresión aun es la llave que abre o cierra la puerta a posibles oportunidades.