Defensiva va bien

Por Dante Lazcano

Si bien es cierto que siempre será satisfactorio ver a los San Diego Chargers  imponer condiciones ante cualquier rival, es importante subrayar que lo sucedido el fin de semana pasado no determinó nada en relación a lo que pudiera ser el 2016 pues apenas se trató del segundo partido de preparación.

Sin embargo de destacar fue la mejoría que de una semana a otra la unidad defensiva mostró pues no conformes con no haber permitido anotación, a diferencia de lo sucedido con Tennessee en donde corriendo permitieron 260 yardas, ante Arizona la defensiva titular interceptó en par de ocasiones, regresó a zona prometida un balón, sacó en las primera tres series ofensivas en tres oportunidades al ataque emplumado, vaya, una demostración de poder defensivo puro.

Reitero, esto apenas es pretemporada y no vale de nada más que en el hecho que para la unidad le ayudará a generar confianza, además que la actuación fue ante un equipo que estuvo a un encuentro el año pasado de llegar al Súper Tazón.

Arizona el año pasado contó el mejor ataque de la liga, el segundo por pase y el octavo corriendo además que fue el segundo mejor anotador lo que seguramente ya debió encender luces de alarma en esa organización pues en dos juegos de preparación han sido aplastados.

Por lo anterior es que insisto en que fue un juego de preparación que se ganó gracias a la labor que hizo la defensiva. En cambio el ataque electrizante no termina de cuajar, el cambio de sistema no se ha comprendido del todo ante la llegada del nuevo coordinador ofensivo; de hecho, en dos juegos sólo han anotado una vez y fue por medio de un pase de Philip Rivers a Melvin Gordon.

Este domingo se jugará el tercer partido, el más importante de la pretemporada ante los Vikingos de Minnesota, si las lesiones respetan a los del rayo tendremos muy claro cómo será el futuro del equipo en el 2016 con este equipo tan joven e inexperto, por lo mismo es que reitero mi pronóstico de 7-9 y viendo sus últimos 16 partidos como entrenador en jefe en la NFL a Mike McCoy, pues díganme, excepto Bobby Ross, quién después de entrenar en San Diego ha conseguido un puesto similar en otra organización de la NFL.

 

¿Y Bosa ‘apá?

Todo indica que la última palabra está del lado del equipo de Joey Bosa, ala defensivo de los Chargers que reclutaron en la primera ronda, si bien no es garantizado el dinero que pretende el jugador, la oferta sienta un precedente en el que los otros 31 equipos deberán prepararse para enfrentar situaciones similares.

A lo que voy es que si los Chargers acceden a la exigencia del jugador abrirán la puerta para que el resto de los equipos sea chantajeado en los subsecuentes sorteos de jugadores colegiales.

Lo peor del caso es que si Bosa no firma para la semana 10 el siguiente paso es que se iría de nuevo al draft en donde seguramente caerá a una segunda ronda y ni siquiera obtendrá la mitad del dinero que

pudo haber recibido con San Diego, mientras que los del rayo serían compensados con dos primeras selecciones colegiales.