Defensiva ganó el Super Bowl

Por Dante Lazcano

Cuando una corrida de toros genera una gran expectativa pero termina en un espectáculo bochornoso, los taurinos resumen el tema diciendo que “corrida de expectación, corrida de decepción”.

La frase, que nos la dijo hace algunos años Luis Fernando Vázquez durante la cobertura del Super Bowl que se realizó en Nueva York, dado el resultado y la forma tan aplastante en que los Seattle Seahawks

superaron a los Denver Broncos, aplica a la perfección a lo que sucedió.

El partido se esperaba muy cerrado, tanto que diversas plataformas y expertos analistas se mostraron muy divididos acerca de quién ganaría el duelo, cotejo que al final como lo anticipamos, lo ganaron los angelinos; sin embargo, mantuve la esperanza que en el tercero y último cuarto aquello fuera un espectáculo aéreo y que los felinos dieran el campanazo, pero no.

Los pronósticos se cumplieron al grado que por ejemplo a Joe Burrows lo capturaron 7 veces detrás de la línea de golpeo y pese a que los ahora monarcas perdieron la bola dos veces y les capitalizaron 3 puntos, la ofensiva de los Rams hizo lo suficiente para quedarse con el campeonato.

Por lo mismo es que no se me hizo muy justo que le dieran el MVP a un receptor cuando por ejemplo Aaron Donald y Von Miller no dejaron respirar al pasador de los Bengals.

Y precisamente la defensiva fue la que mantuvo a los Rams vivos, pues en el momento más complicado, el inicio del tercer cuarto cuando fue interceptado Matthew Staford por segunda ocasión, los Bengals apenas sacaron 3 puntos, que de haber sido touchdown el camino hubiera sido distinto ya que hubiera tomado una ventaja de doble dígito.

Pese a todo, fue el Súper Tazón más visto de los últimos 10 incluso hasta el espectáculo de medio tiempo ya es considerado el mejor de todos los tiempos y más visto, pero sólo me pregunto: ¿en qué momento pasamos de U2, Rolling Stones, The Who o Aerosmith a lo que vimos el domingo pasado?

¿Y mis Chargers apa?

Pues resulta que el chilanguito Eric Weddle Robles se convirtió en la pieza angular que le hacía falta a los Rams del lado defensivo.

No obstante que no jugaba desde el 2019, Weddle jugó una postemporada de ensueño ya que en el Juego de Campeonato fue líder de derribes y para el Super Bowl lo asignaron el capitán de la unidad y le asignaron la responsabilidad de dar las jugadas.

Y como de los Chargers salió mal, el domingo por la noche aprovechó para agradecer a la directiva de los electrizantes por haberlo llevado a la NFL pero también al gerente, Tom Telesco, por la manera en cómo lo chispó del equipo.

Pero para no variar en el sentido de aquellos jugadores que se van de San Diego terminan “campeonando” en otra organización, al final es campeón y Telesco pues, cómo les explico, digamos que sigue en el intento.

Estoy de acuerdo que era su gran momento y al final a un chavo que vimos desde novato tendrá la posibilidad de recibir su anillo de campeón, pero eso de sacar temas del pasado evidenció que no termina de sanar la herida siendo que él también propició que lo dieran de baja.

Mis dos centavos

Ni cómo decir que no son los “A” de Los Ángeles, carajo.