Decidieron por un mejor camino; eran adictos a drogas

TIJUANA.- Es de suma importancia reconocer la fortaleza de quienes deciden alejarse del mundo de las drogas, expuso el secretario de Desarrollo Social Municipal, Óscar Sanabia Peinado, al encabezar la graduación de 59 internos que concluyeron exitosamente su tratamiento en la Comunidad Terapéutica de Rehabilitación y Reinserción Social del Adicto (Cotrrsa) a cargo de la Dirección Municipal Contra las Adicciones (Dimca).

La labor que se realiza para apoyar a adictos en recuperación es de suma importancia, ya que contribuye a reinsertar a la sociedad a seres humanos valiosos que son importantes integrantes de sus familias y de la sociedad, expuso Sanabia Peinado.

“Ustedes hacen falta a la sociedad y el mejor regalo que pueden darle a sus familias es su graduación”, subrayó.

El desarrollo humano debe fortalecerse, dijo el funcionario, al momento de solicitar a los regidores Claudia Ramos Hernández y Eduardo Enrique Parra Romero –testigos de tan importante ceremonia- que promuevan iniciativas desde el Cabildo encaminadas a destinar mayores recursos para atender con mayor rigor el problema social que representan las adicciones.

Por su parte, la directora de Dimca, Norma Esquivel Gutiérrez, refirió que el trabajo que se realiza en Cotrrsa es la cara humana del gobierno de la ciudad, porque brinda las herramientas para que seres humanos con adicción a las drogas logren recuperar su autoestima para ser motores de cambio en la sociedad.

A través del programa de rehabilitación que el gobierno municipal desarrolla, se ofrece una mano amiga a quien la necesita para alejarse del consumo de estupefacientes, por lo que es importante continuar rescatando a más seres humanos a fin de lograr una Tijuana sin adicciones, apuntó.

Durante el evento, Jesús Pérez Baca de 23 años de edad –uno de los jóvenes graduados-, agradeció a nombre de sus compañeros el apoyo recibido durante su rehabilitación, ya que después de 11 años de consumir drogas conoció que tenía la oportunidad de ser una mejor persona a través del tratamiento recibido.

“Encontré un nuevo sentido a mi vida, recuperé mis valores y me mostraron el camino para conocer mi potencial como ser humano”, expresó.