¿Debo enviar mi CV, aunque no cumpla con todos los requisitos?

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Una de las interrogantes que invade la mente de casi todo el que está en búsqueda de un empleo es si debe postularse para una vacante aun cuando no se cumpla con todos los requisitos enlistados en la publicación. La respuesta corta podría ser un rotundo sí, aun cuando hay quienes asumen que, si no se cumple con la totalidad del perfil publicado no es correcto hacerlo. Incluso hay quienes afirman que no es ético, ya que supone una perdida de tiempo tanto para la empresa como para el candidato, surgiendo así lo que se le conoce como el síndrome del impostor, que es en parte el auto descalificarse para una posible oportunidad por creer que no debe o no merece ser considerado por no cumplir un perfil punto por punto.

Lo que es una realidad tras bambalinas en el mundo de los procesos de adquisición de talento es que, la lista de requisitos publicada no son otra cosa que la descripción del candidato perfecto otorgada por el dueño de la vacante o gerente contratante, que regularmente busca que la persona que llegue y al día siguiente empiece a dar resultados. Expectativa que difiere en muchas de las ocasiones de la visión de una empresa de primer nivel, la cual regularmente le da mayor peso al potencial de crecimiento del recién contratado dando por hecho que le llevará un tiempo adecuarse y familiarizarse con la cultura organizacional.

Una forma de ver un anuncio de empleo es simplemente como una guía de lo que el puesto involucra, es decir, es para poder detectar qué tanto se asemeja a la experiencia y conocimientos con que se cuenta, además de los retos que implica desde la perspectiva de crecimiento profesional. El postularse sin contar con siquiera alguno de los requisitos definitivamente es una pérdida de tiempo para todos los involucrados. Pero hacerlo para una responsabilidad similar, de mayor nivel y que signifique avanzar en su desarrollo profesional es totalmente valido e incluso recomendable. Existen empresas que se enfocan principalmente en qué tan fuerte es un candidato en competencias como trabajo en equipo, comunicación o estilo de liderazgo y cómo puede potencializarlas en un momento dado en su cultura organizacional, a sabiendas que el aspecto técnico puede ser desarrollado con la capacitación adecuada.

En resumen, es totalmente valido y hasta recomendable levantar la mano para postularse en puestos en los que no se cumpla totalmente pero sí en una gran parte de los requisitos. Hacerlo únicamente para aquellas vacantes en las que cuenta con el 100 por ciento de los solicitado o en las que se está sobre calificado, pudiera estarse eliminando varias oportunidades que tal vez sean valiosas.